A veces arreglar una discusión no es nada fácil, sobre todo cuando nos ponemos cabezotas y no vemos más allá de nuestras narices. Pero si tenemos lo más importante, que son las ganas de arreglarlo, lo demás viene solo, ¡solo hace falta echarle un poquito de imaginación! Por eso si estás buscando ideas cuquis para solucionar el pollo que tuvisteis tu colegui y tú el otro día, aquí van unas cuantas que hará que su corazoncito se derrita por ti y volváis a ser tan inseparables como siempre:

1.- Dedícale una canción

Si lo tuyo son las tecnologías, no dudes en mandarle un link de YouTube con una canción con mensaje. Busca alguna que sea especial para vosotros, y si no una que hable de la amistad. Por ejemplo, ¿qué te parece esa de Pablo López en la que dice: ‘Si estos idiotas supieran que yo soy el hombre más rico del mundo así, viviendo de tus abrazos…’? Escríbele la parte de la canción en la que quieres que se fije y dile que esto es lo que sientes por ella. ¡Seguro que contesta y hacéis borrón y cuenta nueva!

2.- Escríbele una carta

Seguro que hace mucho que no le escribes una carta, porque con el móvil ahora eso está un poco demodé, y fijo que a él o ella le hace ilusión recibirla. Plasma en un papel todos los sentimientos que tienes sobre vuestra relación, vuestros mejores momentos desde que os conocisteis y todas las veces que habéis llorado de la risa juntas. Eso le removerá los mejores sentimientos hacia ti. Métesela en la mochila, en el abrigo o en algún lugar que tengas seguro que la va a ver. ¡Eso es imprescindible!

Selfie en pareja | iStock

3.- Imprime vuestra mejor foto juntas

Ve a una tienda de fotos e imprímele una de vuestras mejores fotos. Por supuesto por detrás ponle una dedicatoria a la altura de solucionar el problema que tenéis y esta vez busca un mensajero que le entregue tu sorpresa. Fijo que en cuanto lo vea le sale una sonrisa igualita a la de la foto.

4.- El regalo de la paz

¿Por qué no diseñas dos pulseras iguales, una para ti y otra para la otra persona? Ve directamente a su casa, dile que baje, y cuéntale todo lo que has estado recordando mientras le has estado construyendo ese regalo. A partir de ahora las dos llevaréis ese mismo amuleto para acordaros de lo importantes que sois. No más peleas, please.

5.- Cita sorpresa

Si te atreves, mándale un whatsapp desde un móvil que ella no tenga registrado, como el de tu padre, madre o hermano, citándola a una hora en un lugar. Dile que eres de total confianza y que tienes algo muy importante que decirle. Cuando aparezca, recíbela con un abrazo enorme y una bolsa de chuches en forma de corazón. Para que con vuestro perdón, podáis poneros hasta las cejas de buenas vibraciones mientras os echáis unas risas porque su cita inesperada no era su crush, sino tú, su media naranja en cuestión de amistad.