Te vamos a confirmar algo que seguramente ya sepas: no existe un manual para el amor. No existe una guía o un libro que te diga qué hacer o qué no hacer para que te vaya bien o mal. Tampoco para saber si una relación irá bien o no. Las relaciones son muy aleatorias y nunca podemos tener la certeza de cómo irán. Sin embargo, hay una cosa que sí podemos tener clara: cuándo terminarlas porque las cosas no van bien.

Terminar una relación no es tarea fácil. De hecho, es una de las cosas más complicadas que existen pero cuando se tiene claro, se debe hacer. ¿Cuándo debes cortar con tu pareja? Existen cuatro signos o actitudes con las que tienes que tenerlo claro ¡y son estas!:

1. Te menosprecia. Una persona que te quiere nunca va a menospreciar tu forma de ser o de actuar. Hablamos de hacer comentarios negativos, despreciarte, criticar todas tus actuaciones o burlarse de ellas. Podéis diferir en la forma de hacer las cosas o discutir en algunos aspectos. Hablas de que haríais las cosas diferentes pero nunca de una forma en la que la otra persona te haga sentir inferior a él o ella.

Discusión | iStock

2. Te pone límites. Eres libre y como persona con libertad puedes actuar como tú creas que debes actuar. Tu pareja no debe ponerte límites en ese aspecto porque si empieza por ahí, ¿dónde acaban los límites? Tu objetivo debe ser tener a alguien al lado que te impulse a ser mejor o conseguir tus objetivos, no que te ponga muros tanto en tu personalidad como en tu forma de actuar.

3. Te da mucha pereza quedar con él o ella. Un signo de que debes cortar con tu pareja es no tener ganas de verla. Piensas en quedar con él o ella y no te apetece nada. Incluso te parece mejor plan quedar con otras personas o quedarte en casa. ¡Ojo! Es posible que tengas días en los que quieras hacer más planes, ¡no decimos que no! Pero las ganas de ver a esa persona de la que -supuestamente- estás enamorad@ deben estar ahí. Y si no lo están… ¡Es una señal!

4. No te fías. Lo habrás oído mil veces pero pocas cosas son tan verdad como esta: la confianza es la base de la pareja. Si no te fías de él o ella, directamente no hay pareja. Si no confías en lo que vaya a hacer o no cuando tú no estés, estás construyendo una relación sobre aire. Signo de que no va a ninguna parte y debes acabar con esta.

Te lo hemos dicho antes: no es fácil terminar una relación. Pero si estás viviendo alguno de los puntos anteriores es mejor que te plantees más pronto que tarde que, quizás, todo esto no va a ninguna parte.