Cualquier tipo de relación -amistad, familia, amor…- pasa siempre por altibajos. Hay momentos en los que estamos genial y, de repente, sentimos que no soportamos a esas personas. Seguro que también te ha pasado con tus padres alguna vez. Has tenido buenos momentos pero ahora vuestra relación no pasa por el mejor momento y es difícil hasta hablar con ellos. Sientes que no los soportas.

En primer lugar debemos decirte que eso se puede superar pero, en segundo lugar, debes saber que hace falta paciencia y ganas por las dos partes. ¿Cómo? Estos son algunos consejos:

- Diles cómo te sientes de verdad. Aunque pueda costar bastante, es importante reunir valor y ser sincero. Hablamos de que les cuentes cómo te sientes si algo de lo que hacen te hace sentir mal, de que no te parece bien o qué te parece injusto. Pero ¡ojo! ¡Ten cuidado! Todo esto debe ser hablado sin gritar o exagerar la situación pues, en esos casos, perderíamos toda la razón. Para ello, elige un momento en el que estés sosegado, poco nervioso y veas que pueden controlar la situación.

- Pregúntales tú también. Para mejorar las relaciones familiares y que tus padres te dejen “tranquilo” debes demostrar que tienes la suficiente madurez para que no estén encima de ti. Esto significa hacer lo que tengas que hacer sin que te lo repitan mil veces, hablar de cómo te sientes con sinceridad y también preguntar sobre cómo están tus padres. Esta es una forma de que ellos se sientan queridos y se relajen en lo que respecta a las relaciones contigo.

No hace falta exagerar, simplemente con hacer una pregunta al día, bastará: “¿Qué tal estáis? ¿Qué habéis hecho hoy?”

- Haz el esfuerzo y propón un plan juntos. Relajar tensiones a veces pasa simplemente por relajarse haciendo una actividad. Yendo de excursión, de senderismo, a comer fuera o al cine. Olvidándose de las cosas que pueden separarnos. Aquí es necesario esfuerzo por las dos partes pero tú puedes proponerlo. También podéis meter diferentes planes en una casa y sacarlo al azar. Sí, sabemos que no son tus colegas pero venga… Pasar un día de ocio con tus padres no te matara ;-)

- Cuenta las cosas con sinceridad y también pide que ellos hagan lo mismo. Si nos enfrentamos los unos a los otros con mentiras poco conseguiremos…

- Cambia la visión sobre ellos. Cuando te acercas a una persona pensando que “no la soportas” es difícil hacerlo de buenas maneras. Igual pasa con tus padres si te acercas pensando: “van a ir contra mí” o “no puedo llevarme bien con ellos”. Esto es un ejercicio mental para cambiar la forma de enfrentarte a ellos. Quizás puedas tirar de un buen recuerdo que tengáis juntos o mirar una foto bonita antes de ir a hablar con ellos. Cambiar la mentalidad os ayudará a todos a cambiar de actitud.

- Sé agradecido. Al igual que cuando nos imponen algo sacamos lo peor que llevamos dentro, cuando recibimos algo bueno por su parte, debemos ser agradecidos y DAR las gracias. ¡Qué difícil es, a veces!

Con estos tips verás como, poco a poco, la relación entre tus padres y tú va cambiando.