¿Cuántas veces has pensado eso de: si tuviese pasta me iría sin pensarlo a ‘x’ ciudad? ¡Estás de enhorabuena! Porque aunque tu cartera esté vacía, si tienes ganas y te molan los animales, puedes hacerlo. Estás leyendo bien; todo viene por una web TrustedHouseSitter, que buscan pet sitters, es decir, cuidadores de mascotas, y les proporcionan a cambio alojamiento gratuito. ¿No te enteras bien? Te explicamos paso a paso.

Imagina que, por ejemplo, en Londres, hay una familia que quiere marcharse de casa unos días pero tiene tres perritos a los que no quiere dejar solos. Bien, ahí entras tú en el juego. Esta web os pone en contacto y, si os ponéis de acuerdo, te ceden gratis su casa a cambio de que cuides a sus adorables mascotas, ¡mola! ¿Cómo hacerlo?

1.- Registro en la plataforma

Lo primero que debes hacer es crearte un perfil en la web hablando de ti, describiéndote, y subiendo fotos acompañado de mascotas. Eso te hará ganar muchos puntos, obviamente.

2.- Conseguir reviews

Aunque al principio no tengas ninguna reseña, poco a poco irás consiguiéndolas según los trabajos que vayas realizando. Y esto puede hacer que te salgan nuevas aventuras porque, si tú tuvieras que contratar este servicio para cuidar de tus mascotas, seguramente buscarías un perfil bien valorado.

3.- Pasar la entrevista

Cuando una familia se fija en ti y te lo hacen saber, normalmente tendréis un primer contacto a través de videollamada para que todo sea lo más personal posible y ver si realmente encajáis. Si les pareces buena opción, ¡estarás contratado!

Eso sí, como todas las cosas, esta también tiene algún que otro punto menos positivo a tener en cuenta:

1.- La cuota de la plataforma

La plataforma no es gratuita, hay que pagar anualmente una cuota de aproximadamente 89 euros, y sí, es una faena… Aunque si realmente estás dispuesto a trabajar a tope con ellos, ¡los amortizarás seguro!

2.- Deja claro qué animales sí te gustaría cuidar y cuáles no

No queremos sorpresas desagradables. Por eso lo mejor es que a la hora de describirte dejes claros tus gustos animales, porque no es lo mismo cuidar a un hámster que a una tarántula. Igual los primeros te resultan cuquis y las otras no las quieres ver ni en pintura. No te la juegues y deja claros tus límites.

3.- La comida y traslados, corren por tu cuenta

La familia que te escoja te cederá su casa durante su ausencia pero la comida y el transporte hasta dicha ciudad corren por tu cuenta, así que debes tener algo de dinerillo ahorrado. Lo mejor es que lo mires con tiempo, ya que de esa forma suele salir todo muy económico.

Y eso sí, recuerda que esto es un trabajo que se remunera en forma de intercambio, es decir, te dejan quedarte gratis en su casa pero no te pagan por ello, por lo que igual debes buscar algún otro trabajo allí para generar ingresos si tu estancia es larga.

¡Ojo! Algunas familias admiten que vayas acompañados porque tienen más de una mascota, así tu aventura puede ser compartida con un colega o con tu pareja, ¡un puntazo extra! ¿Te animas a ser pet sitter?