Para entrar en el mundo de los esports hay una norma no escrita que cumplen casi todos los que quieren formar parte del sector: tener un apodo. Y decimos casi porque hay una figura muy prominente de los deportes electrónicos que no necesita nick para que todo el mundo le ponga cara y, sobre todo, voz: Ibai Llanos.

Desde que llegó a los esports, el vasco se ha currado una reputación de avispado, divertido y genuino, pese a que reconoce la influencia del comentarista Andrés Montes. Sin embargo, en vez de baloncesto, lo que a Ibai le apasionaba narrar eran las partidas de League of Legends. Desde su cuarto en casa de sus padres en Bilbao (y a veces acompañado por su buen amigo Ander Cortés), empezó a poner voz de forma completamente amateur a las ligas nacionales e internacionales.

Cinco años han pasado de aquello y ahora es una figura con proyección casi mundial, y lo decimos literalmente. Fue el encargado de presentar las semifinales de los Worlds 2019, y se codea con estrellas de dentro y fuera del sector antes de cumplir los 25. Cuando hoy ha anunciado que se cambia de trabajo, el terremoto ha sido el esperado en Twitter.

 

"Ha sido la decisión más jodida de mi vida" es la frase que más llama la atención de la retahíla de tuits en los que ha explicado que se embarca en nuevas aventuras, pero sin desvelar su destino. "En unos días anunciaré el lugar por el que he fichado. Es algo tan gigantesco que he rechazado ofertas para narrar fútbol/baloncesto por hacer lo que voy a hacer".

 

Las reacciones no han tardado en aparecer y el nombre de Ibai se ha disparado en tendencias hacia los primeros puestos. Según el caster, se encuentra en París estos días y se emociona pensando en todo lo que ha vivido y aprendido en el lustro que lleva trabajando para la Liga de Videojuegos Profesional (LVP), empresa que le vio nacer y crecer como un ídolo. No acompaña imágenes para demostrar las lágrimas ni la ubicación, aunque no parece que sea un momento para andarse con bromas y es probable que efectivamente esté en la capital francesa.

 

De hecho, su nombre de usuario es @LVPIbai, y se lamenta pensando en "ahora yo qué cojones hago con este arroba". Solo queda saber dónde aterrizará esta personalidad de internet, que hace tiempo dejó de ser un caster de videojuegos para convertirse en la voz de una generación.