Flooxer Now » Actualidad

MENSTRUACIÓN

Hombres que tienen la regla: "La sociedad no es capaz de ver a un hombre con dolor de ovarios"

Charlamos con dos chicos trans sobre cómo es tener la regla siendo un hombre y lo 'mal visto' que está por la sociedad.

Regla

iStock Regla

Publicidad

La primera experiencia con la regla puede ser traumática. Eres pequeña y no sabes muy bien qué le está pasando a tu cuerpo, aunque te lo hayan explicado por encima en el cole.

“Ya eres mujer”, pero hay mujeres que tienen pene y hombres que menstrúan. A Iván, de 20 años, le bajó la regla por primera vez a los 13 y nunca se ha sentido cómodo con ella: “Me sentía muy mal, como si llevara un pañal (por la compresa), que se notaba todo el rato”.

Tampoco se sentía del todo a gusto con su pecho, que también se empezaba a desarrollar por esa época, pero no fue hasta el año pasado cuando se dio cuenta de lo que realmente estaba pasando. Cuando salió públicamente como chico trans quería llamarse Julen, pero su madre le puso Iván, que para eso lo trajo al mundo.

Debido a la COVID-19 le retrasaron la primera administración de la testosterona, día que considera de los más felices de su vida, por lo que su proceso de transición ha comenzado más tarde de lo que esperaba. Ahora, hace tres meses que ya no tiene la regla y se siente orgulloso de los “tres o cuatro pelos” que le han comenzado a salir por la barba. También de su voz, lo que más disforia le daba, ya mucho más grave que antes.

Iván hace tres meses que dejó de tener la regla | Iván Pablo Fernández

El siguiente paso que quiere dar es operarse el pecho (necesitas estar dos años hormonándote para entrar en la lista de la Seguridad Social) y someterse a una histerectomía: “Me gusta mi vagina, estoy cómodo con ella. No considero que la menstruación sea algo de las mujeres. Si la sociedad fuera distinta a nosotros nos daría igual tenerla”

Y pone un ejemplo: “Si dejara de hormonarme pero no estuviera operado de histerectomía, volvería a tener la regla. Si no tuviera disforia con ello, no habría problema”.

Para Iván el problema es de la sociedad, que lo ve todo o blanco o negro y no aprecia toda la gama de grises que existen entre ambos colores: “Hay mujeres con pene, entonces es problema de la sociedad, que no es capaz de ver a un hombre hablando de que tiene dolor de ovarios porque le va a bajar la regla”.

A Saúl, de 22 años, inyectarse testosterona no impidió que cada mes siguiera sangrando. Se sintió engañado porque incluso le venía hasta tres veces en un mismo mes. Esta fue una de las razones por las que decidió extirparse el útero, las trompas de falopio y los ovarios.

Saúl Raposo | Saúl Raposo

Saúl considera que la menstruación no es algo sólo que concierne a las mujeres: “Por desgracia sólo se sabe que la tienen las mujeres con vagina porque desconocen a los hombres trans”. Para él, tener la regla, era un “martirio físico y psicológico”: “Por no poder salir y hacer lo que quería o incluso ponerme un pantalón blanco y por el hecho de ver cómo me seguía viniendo y no poder hacer nada”.

Al contrario que Iván, Saúl si sentía disforia con sus pechos y su vagina. Para hacer frente a ella se ha sometido a una mastectomía y a una histerectomía, pero sigue sin sentirse conforme con su cuerpo: “Tengo pensado hacerme la faloplastia en un futuro, me la quiero hacer porque siento que sin prótesis ni nada me hace falta algo, supongo que será por la necesidad de ser “hombre” 100% estéticamente y socialmente hablando. Sin prótesis no puedo salir, me siento vacío sin ella. Cuando me operé de arriba la disforia se me fue directa a abajo, como si aún me faltara un paso más para ser 100% completo”.

Publicidad