Internet lleva siendo desde hace años un mundo por descubrir en eso de ligar y conocer gente. Si hace no mucho daba cosilla decir que habías conocido a tu pareja a través de una aplicación de citas, ahora lo raro casi parece conocer a alguien en el mundo real. Y si estamos encerrados en casa y con menos posibilidades de entretenimiento social que nunca, pues esa sensación se multiplica.

Tinder es la más popular de todas, con más de 100 milllones de descargas, y no para de probar nuevas formas en modo test para llegar más allá en eso de seducir virtualmente a sus usuarios. Primero fue con un "botón del pánico" por si las citas reales daban miedo por cualquier razón a los que quedaban por primera vez, mandando un mensaje a las autoridades con la localización y datos del que pulsaba la alarma.

Después, están probando las videollamadas que llegarán muy probablemente antes de verano, fecha en la que muchas actividades normales (conciertos, bares, reuniones grandes de gente) todavía no estarán activas en muchos lugares. Con eso de verse las caras se aseguran, al menos, de que las fotos del perfil son reales, y luego ya se puede pensar en una cita real.

Lo último ha sido la confirmación de una especie de concurso en directo para que los clientes de la app tengan una experiencia más interactiva. Solo unos pocos usuarios recibirán la invitación para participar en los tests de la primera ola, y todavía no hay información de cuándo será lanzada esa funcionalidad.

Según ha dicho la compañía a la web The Verge, quieren probar al mismo tiempo la función de vídeo y la de hacer match con otras personas. No han dado detalles sobre cómo funcionará el juego, lo más seguro porque no querrán que nadie les copie esa original idea. Ya tuvieron otra innovación en forma de serie interactiva, Swipe Night, donde los participantes tenían que elegir el camino de unos actores en varios capítulos.

Tras el éxito de aquello, se suponía que iba a haber una segunda temporada, si bien el maldito coronavirus ha trastocado también ese plan. A ver si hay más suerte con lo del juego, porque conocer a gente entre risas puede ser un alivio para tanta oscuridad en el mundo real.