Flooxer Now » Muy Fan

"No censures lo que sientes"

Entrevista a La Bien Querida: "Lo que soy se lo debo en parte a las redes sociales"

En plena promoción de su 'Soy Rebelde', la artista dedica un ratito a Flooxer para hablar de su último tema, cómo ha vivido todo este rollo del coronavirus e invitarnos a una 'cider'.

Ana, la voz detrás de La Bien Querida

La Prohibida cider Ana, la voz detrás de La Bien Querida

Publicidad

Con tanta pandemia suelta ya casi no nos acordábamos de lo que era quedar en persona para charlar con algunos de los protagonistas de la actualidad. Por eso ver cara a cara a alguien parece tan 2019 que cuando llegamos a nuestra cita con La Bien Querida nos metemos en un mundo que tiene pinta de ser de otra década. Pero para bien.

La artista está promocionando dos cosas que en realidad forman parte de la misma campaña: su versión actualizada de 'Soy Rebelde' -con un toque propio inconfundible- y la sidra La Prohibida. Bueno, sidra no, cider. El lema dice 'No censures lo que sientes', y los tiros van por ahí también en la interpretación de la canción.

"Es un tema escrito por Manuel Alejandro, para mí el mejor compositor en castellano, y lo he grabado con gente que tiene un gusto exquisito". Habla de Canadá, responsables de algunos de los videoclips más vistosos de Rosalía o Dua Lipa, y el 'Soy Rebelde' de La Bien Querida no se queda atrás.

 

Jeanette lo cantó por primera vez en 1971, y la original había adquirido un puntillo 'meme' en los últimos tiempos, algo que se te olvida por completo viendo el despliegue que han hecho para esta ocasión. De hecho, nos quedamos con ganas de una versión del célebre 'Por qué te vas', también cantado por Jeanette. ¿Quizá para verano? Por pedir...

Ana Fernández-Villaverde (que así se llama en realidad) comenzó "muy tarde en esto de la música", según sus palabras. "Mi primer disco salió cuando yo tenía 36 años, saqué una maqueta, me contrató una discográfica... y hasta hoy", añade con total naturalidad, su rasgo más llamativo. Dicen además que es la pose más difícil, pero será para los que no la tienen.

Hace 11 años de aquel primer disco, y sin embargo ella ya experimentaba con MySpace, una mezcla entre TikTok y Facebook que le sirvió para llevarse mucha notoriedad en las redes. "Entonces era una rareza, pero en parte le debo lo que soy a las redes sociales, y estoy super a favor de estar ahí y de los artistas que salen de ahí".

Ella maneja sus redes sociales, pero a su bola en cuanto a tendencias ("la verdad es que no sigo nada de K-pop") y confiando en proyectos como el que le ha propuesto La Prohibida, de la que toma unos sorbos entre pregunta y pregunta. Es muy normal verla rodeada de colegas de oficio, con las que también existe colegueo del de verdad.

"Los artistas que vienen de Instagram, TikTok, YouTube... a mí cualquier medio para empezar me parece genial, esa libertad, como la marca que represento", dice Ana. "Yo he elegido que mi carrera sea así".

No se lamenta estar en un sello discográfico pequeño, sino más bien lo contrario: "Prefiero ir creciendo poquito a poco, antes que petarlo y meterte una ostia gorda". Y aunque esperaba un año diferente, no se queja con cómo le ha ido: "Ha sido en confinamiento cuando más he subido en visitas de Spotify, y ahí me he mantenido"

"Tenía muchas fechas con la banda, 2020 iba a ser nuestro año... pero gracias a Dios yo sí que he podido tocar en acústico, la pena es que no pude llevar a mis músicos". Precisamente será un acústico su próxima cita en vivo, en el teatro La Latina el 17 de enero. Y no, sorry, ya no puedes ir porque está todo vendido: "Tenía miedo de que se olvidaran de mí, pero Madrid es mi gente, es donde nací".

Antes de irnos, Ana nos enseña muy orgullosa el spot donde suena su hipnotizante voz. "La Prohibida promueve que la presión social y los convencionalismos no condicionen nuestra libertad individual, siendo nuestra aliada para explorar, descubrir y compartir lo diferente", dice la marca, y la verdad es que todo suena distinto con el toque de La Bien Querida.

La entrevista termina con un trago de esa cider que promociona y que le ha servido para estar de nuevo en oídos de todos, si es que alguna vez se fue. La sonrisa que se le ve cuando mira el videoclip es tan contagiosa como imposible de aguantar. "Ha quedado chulo, ¿a que sí?".

Publicidad