"Olivia Patricia Baselga Álvarez de Lorenzana, así. Pero me puedes llamar Oli". Es la presentación que hace una de las concursantes más carismáticas de Top Photo, el primer talent show de fotografía móvil del mundo. Tendrá una competencia dura entre el resto de los participantes, pero tiene motivos de sobra para destacar.

Para empezar, y aún con orígenes adinerados, es una luchadora inconformista que se ha abierto camino en la vida a su manera. Su familia es aristocrática, pero si te esperas una pija sin más estás muy lejos de la realidad. Y muchíiiiisimo, además.

"Me suelen decir: 'esta tía es un poco borde'. Luego bien". Es otra de las maneras de definirse que tiene, y francamente se adapta al tipo de contenidos que sube a las redes y a la primera imagen que da. Su bio en Instagram avisa claramente de lo que te vas a encontrar allí: "ALTO CONTENIDO EN CULOS, PERROS Y MUCHO AMOL". Y lo pone en mayúsculas porque es el lenguaje de internet para hacerse notar. Y de eso sabe un rato.

Sus méritos para entrar en Top Photo saltan a la vista: es guapa, descarada, sin complejos y con una tonelada de personalidad, algo que no sobra en la red del postureo. En sus palanbras: "Siempre me ha gustado grabar vídeos, bailar, provocar también...". De hecho, su atrevimiento le ha costado algún que otro disgusto: "Me han borrado la cuenta tres veces, por subir cierto contenido. A veces se veía un pezón un día, yo que sé...".

El caso es que a ella le da un poco igual, y a sus seguidores también: tiene 331.000 a pesar de las "dificultades técnicas", y sigue subiendo como la espuma. Ella lo tiene claro: "Me gusta bastante enseñar el culo. Creo que es como un símbolo de la fuerza de la mujer, ¡mujer empoderada!" añade con una sonrisa que no sabemos si es orgullo o risa malévola. Lo que es seguro es que provoca, tal y como advertía.

De hecho, si ha alcanzado su nivel de fama actual es en parte gracias a un curso online para tonificar los glúteos, siempre con un sello muy personal: "El estilo choni me mola". Y eso es algo que plasma en sus diseños de ropa y bikinis, uno de los negocios que lleva ahora mismo por su cuenta. Por cierto, su marca se llama 'Oh Missy'.

Top Photo es un escaparate perfecto para ella, una plataforma a la que llega para aportar "buen rollo, creatividad y descaro". Habrá que seguirle la pista, pero no va a ser difícil porque desapercibida tampoco va a pasar.