El regreso de Lolito a Karmaland no ha traído nada más que alegría a sus millones de seguidores en YouTube y redes sociales. No hay más que mirar los números que mueve el andaluz y el cariño que levanta entre sus compañeros para comprobar que su vuelta al ruedo es una buena noticia.

Lo que para el resto de mortales era un sorpresón, resulta que estaba más pactado que las campanadas de fin de año. No hay más que meterse en la retransmisión de Luzu para ver desde un punto de vista mucho más claro de qué iba la cosa.

 

El vasco, con su buen rollo habitual, fue explicando en su retransmisión número 100 que algo diferente iba a pasar. "Me he puesto las gafas porque... ¡por qué no! ¡Es una ocasión especial!". Después comenzó a contar que con la ausencia de Lolito había un vacío de poder, quizá (viéndolo ahora) de manera demasiado insistente.

Ni yo mismo me olía que estaban preparando algo raro cuando comenzaban a juntarse ElRubius, Mangel, Alexby, Vegetta, Auron... simplemente se habían convocado elecciones y ya está. Pero cuando los discursos se alargaban y Vegetta se disponía a hacer público un recuento de votos exprés, ElRubius se fijó que había algo en el cielo.

 

Una figura informe en el horizonte, con movimientos extrañísimos, llamó la atención casualmente de los youtubers, que se apresuraron a soltar teorías descabelladas. De hecho, dedicaban mucho tiempo a pensar de qué iba ese rollo, y Luzu no pudo evitar confesar entre risas que "se estaba notando mucho el cartón de esa historia".

Era Lolito volviendo a Minecraft, y los problemas técnicos acabaron en risas para los que le esperaban y una entrada triunfal para el andaluz. Las risas por la cutrez de la escena se extendieron entre los youtubers y los espectadores.

Vamos, que por mucha sorpresa que intentaran imprimir a sus voces (yo me lo tragué, sin ir más lejos), resulta que el regreso de Lolito estaba acordado de antemano. No se sabe si su despedida también estaba pactada, aunque ahora que comienza de nuevo la campaña es posible que nos enteremos de más trapos sucios...