Flooxer Now » Gaming

Después de Willyrex y TheGrefg

Vegetta777 y ElRubius también sobreviven a The Last of Us 2

El lanzamiento del juego ha convencido a los mayores youtubers de España para lanzarse en una lucha por la supervivencia. No descartes que este finde empiecen los streamings masivos.

ElRubius

PlayStation ElRubius

Publicidad

De entre los millones de personas que tenían el día de hoy marcado en rojo por el lanzamiento de The Last of Us 2, Vegetta 777 y ElRubius son probablemente los más conocidos. Los dos mayores youtubers de España se han unido a la aventura de Ellie, la prota de un juego que ha llegado para cambiar la industria y, ya de paso, rellenar un montón de horas en las plataformas de streaming.

Rubius fue el cuarto fichaje de PlayStation para promocionar el título, y conociendo sus gustos no debió ser una negociación complicada para convencerle a echar unos piques a este juego. Para él no solo es un título más, sino que tiene un proyecto profesional fallido del que hablado en detalle por primera vez esta semana.

 

"Hace siete años, cuando vivía con Mangel, estuvimos a punto de abrir un canal juntos", explica. "Al final no salió, pero recuerdo muy bien la primera noche porque estuvimos jugando a The Last of Us". El motivo de que no saliera aquel canal es que grabaron mal el audio y lo dejaron de lado: "Se quedó en el olvido".

Para que no le pasara lo mismo, ayer empezó las retransmisiones en Twitch (esta vez en solitario), y el éxito de audiencia demuestra que a la gente le gusta pasar miedo en compañía. Justo lo que hizo su colega de profesión y amigo en la vida real Vegetta 777.

Aunque él no forma parte de la campaña de publicidad gigante que han hecho con TheGrefg, WillyRex y Melo Moreno, Vegetta es un veterano de TLOU y ya retransmitió la historia completa del juego hace años. Se podría decir que está contagiado.

 

Ayer hizo su propio streaming de los primeros momentos en lo que ya está confirmado que se va a convertir en una serie de su canal. Minecraft y GTA V pueden esperar unos días, este fin de semana hay que salvar al mundo de una pandemia de videojuegos.

Publicidad