@DIOSTUITERO

Ranking de santos que lucharon contra el demonio

El bien y el mal son dos partes de un todo que han estado y estarán en permanente conflicto: Gandalf contra Sauron, Harry Potter contra Voldemort, Felipe VI contra el Rey Emérito

Harry Potter y Voldemort tenían el mismo destino

Harry Potter y Voldemort tenían el mismo destino Warner Bros.

Publicidad

Mucha gente dice que el demonio no existe, pero no es verdad, porque sin él Dios tampoco existiría y entonces cómo explicáis que yo esté escribiendo este artículo, ¡eh!

1. Santo Padre Pío (1887-1968)

Este sacerdote italiano, famoso por sus estigmas, realizaba muchos milagros, pero sufrió ataques frecuentes del demonio.

"El diablo se le aparecía en la forma de un gato negro o como algún otro animal repugnante. Con estas apariencias intentaba llenarlo de terror. En otras ocasiones, el demonio tomaba la forma de chicas jóvenes, desnudas y provocativas, que realizaban danzas obscenas, para atentar contra su castidad. Sin embargo, el Padre Pío sintió el peligro cuando Satanás trató de engañarlo fingiendo ser su director espiritual o tomando la forma de Jesús, la Virgen o San Francisco".

Satanás también lo hería físicamente. El sacerdote describió estos dolores en una carta a un hermano, que era su confidente:

"Estos demonios nunca dejan de golpearme, incluso me hacen caer de la cama. ¡Incluso rasgan mis vestiduras para azotarme! Pero ya no me asustan porque Jesús me ama y él siempre me levanta y me coloca de vuelta en mi cama".

2. San Antonio Abad (251-356)

De acuerdo con los relatos de san Atanasio y de san Jerónimo, popularizados en La leyenda dorada del dominico genovés Santiago de la Vorágine en el siglo XII, Antonio fue reiteradamente tentado por el demonio en el desierto. La tentación de San Antonio se volvió un tema favorito de la iconografía cristiana, representado por numerosos pintores de importancia.

Sobrevivió a las tentaciones y vivió ¡105 añazos!

3. Santa Gema Galgani ( 1878-1903)

Esta santa italiana murió muy joven la pobrecita y se pasó media vida recibiendo ataques del maligno.

Una vez, mientras la santa escribía una carta, el diablo le arrebató la pluma de las manos, rasgó el papel y la tiró de la silla, agarrándola de los cabellos con la violencia de sus “garras brutales”.

Ella describe otro ataque en uno de sus escritos: "el demonio se presentó ante mí como un gigante y me decía: "Para ti ya no hay esperanza de salvación. ¡Estás en mis manos!" Yo le respondí que Dios es misericordioso y, por tanto, no temo nada. Entonces me golpeó en la cabeza y me dijo: "¡Maldita seas!", y luego desapareció".

"Cuando volví a mi habitación para descansar, lo encontré. De nuevo comenzó a golpearme con una cuerda anudada, y quiso me gritaba que yo era débil. Le dije que no, y me golpeó tan fuerte, que caí de cabeza al suelo. En un momento se me vino a la mente invocar a Jesús. "Padre eterno, en nombre de la preciosísima sangre de Jesús, ¡líbrame!".

Un sin vivir.

4. San Juan María Bautista Vianney (1786-1859)

A este santo francés el demonio le hacía mobing. El diablo emitía ruidos durante horas, similares a los cristales, silbidos y relinchos. Incluso se colocaba bajo la ventana del santo y gritaba: "Vianney, Vianney, comepapas". Su propósito era no dejar dormir al sacerdote para que se cansara y no pudiese estar horas en el confesionario, donde salvaba las almas de sus garras.

En otra ocasión, mientras el Cura de Ars estaba preparándose para celebrar la misa, un hombre le dijo que su dormitorio estaba en llamas. ¿Cuál fue su respuesta? “El Gruñón está furioso. Al no poder atrapar al pájaro le prende fuego a su jaula”. Le dio las llaves a aquellos que iban a apagar el fuego. Sabía que Satanás quería impedir la misa y no se lo permitió.

Antena 3 » Noticias

Publicidad