Flooxer Now » Salseo

SAL DEL LADO OSCURO

¿Schadenfreude?: flipa, por esto te alegras de las desgracias ajenas

La sensación de alivio y felicidad causada por las desgracias ajenas es una de las más comunes y tiene hasta nombre: Schadenfreude. Descubre qué la causa y cómo puedes evitarla.

Niña riéndose de su amiga por caerse

iSTock Niña riéndose de su amiga por caerse

Publicidad

Flooxer Now | María Morte | Madrid
| 28.06.2019 21:08

Vamos a sincerarnos, no me creo que nunca te hayas alegrado por una desgracia ajena. Es imposible ser un happy-flower 24/7. Acuérdate el alivio que sentiste cuando tu amigo también suspendió el examen, el subidón que te dio cuando tu ex publicó en insta una foto donde salía fatal o las ganas de salir que te entraron cuando te enteraste que tu colega lo había dejado con la novia. Pues eso, nadie es ningún santo.

Pero tranqui, este sentimiento, que por si no lo sabías se llama Schadenfreude, es uno de los más comunes del mundo. Si no ¿Por qué hay cuentas de Twitter con miles de seguidores, que no son otra cosa que burlas de torpezas ajenas? Lo ves, el mal gusta.

 

¿Qué es exactamente el Schadenfreude?

‘Schaden’ significa desgracia y ‘freude’ alegría, como puedes comprobar, Schadenfreude significa alegrarse de las desgracias. Pero flipa, porque aunque en España esta palabra nos suene a chino, en el mundo anglosajón es súper conocida y se utiliza constantemente.

En resumen, Schadenfreude hace referencia a esa sensación de placer gratuito que nos invade al enterarnos de las desgracias ajenas.

 

Tranqui, no eres para nada mala gente

El schadenfreude se puede explicar por varios motivos, fijo que te sientes identificado con alguno (apuesto que con todos). El principal, obvio, por venganza, pero hay muchas otras razones. La competitividad también causa este pensamiento y, por favor, no podemos pasar por alto la paz interior que provoca un “menos mal que no me ha pasado a mí”.

Es más, esta emoción se acentúa enormemente si tienes la autoestima baja, pues te sitúa inconscientemente al mismo nivel que el resto de los mortales. Te confieso que, en realidad, el schadenfreude es un mecanismo de nuestra mente para reducir la ansiedad y la tristeza que nos producen nuestras inseguridades, pero no te flipes: que sea “natural” no quiere decir que sea bueno.

 

Las redes no son tu aliado

Hay que reconocer que las redes sociales no ayudan nada, más bien todo lo contrario. Seguro que te pasas el día viendo stories y comparando la vida súper guay de los demás con la tuya mientras no paras de quejarte ¡Error!

Y, si para compensar esta sensación te metes en alguna cuenta que haga sangre de desgracias ajenas, amigo, no lo estás mejorando.

 

Terapia de choque

Basta. Stop. Delete pensamientos negativos: únete al mudita, un práctica budista que consiste en encontrar la felicidad en la alegría ajena. ¿Más difícil y menos divertido? Sí ¿Más sano y propio de mejores personas? También.

 

Publicidad