Flooxer Now » Tips

MENSTRUACIÓN

¿Cómo elijo mi primera copa menstrual?

Si te estás pensando pasarte a la copa menstrual y tienes duda, esto es todo lo que tiene que saber a la hora de elegirla.

Chica con copa menstrual

iStock Chica con copa menstrual

Publicidad

Hasta hace unos años, las únicas opciones que teníamos las mujeres a la hora de menstruar eran usar compresas o tampones. Sin embargo, ahora la cosa ha cambiado y existe un amplio abanico de opciones como la vuelta a las compresas de tela que usaban nuestras abuelas, las bragas menstruales que 'absorben' los fluidos o la famosa copa.

Las mayoría de las mujeres que prueba la copa menstrual habla maravillas de ella aunque utilizarla por primera vez puede dar un poco de vértigo. Si estás pensando si dar el paso y probarla, esto es todo lo que tienes que saber sobre ella.

La copa menstrual tiene muchas ventajas frente a las compresas y los tampones como, por ejemplo, que al ser reutilizable no genera residuos. También es más económica, ya que una copa puede llegar a durarte hasta diez años, así que no tendrás que estar gastando todos los meses dinero cada vez que menstrúes.

Otro de sus puntos a favor es que puedes llevarla puesta durante más tiempo (hasta doce horas) y no hace falta que te la cambies más de dos veces al día. Y no, tranquila, porque aunque tu flujo sea muy abundante, la copa no se va a desbordar ni a llenar antes. Además, con la copa puedes mantener relaciones sexuales (sin penetración), ya que la vulva estará libre de sangre.

¿Cómo escoger la copa menstrual por primera vez?

Antes de comprar la copa necesitas saber cuál es tu talla. Esto va a depender de tu edad, de si has mantenido relaciones sexuales y de si has tenido hijos y no de la cantidad de flujo menstrual que tengas. Dependiendo del fabricante y de la marca, existen diferentes tallas aunque las opciones suelen ser 'pequeña' o 'grande'.

Copa menstrual | iStock

Entonces, ¿cómo saber cuál necesito?

Cada vagina es diferente pero, por norma general si las personas con vagina menores de 30 años deberían usar la pequeña y las mayores de 30 años la copa grande.

Aunque existen diferentes escenarios:

Si eres menor de 18 años y no has mantenido relaciones sexuales, tu talla debería ser la más pequeña que haya.

Si eres menor de 18 años pero sí que has mantenido relaciones, tu talla también sería la pequeña o, en el caso de que lo haya, la mediana.

Si tienes más de 18 años pero no has mantenido relaciones sexuales, puedes probar la talla pequeña (si no has utilizado tampones)o la mediana (si la hay y sí utilizas tampones)

Si eres menor de 30 años y has tenido un parto vaginal, deberías utilizar la talla más grande.

Antes de utilizarla por primera vez es muy importante que la esterilices antes de ponértela.

Copa menstrual | iStock

La primera vez cuesta

Encontrar tu talla correcta es fundamental para que no tengas molestias ni perdidas. También es importante colocarla correctamente para que haga el efecto vacío y no tengas pérdidas. Por eso, no te agobies y ten paciencia a la hora de colocarla y de retirarla, ya que requiere su práctica.

Para introducirla en la vagina tienes que doblarla con forma de C o de flor (presionando con el pulgar una de las paredes hacia dentro y envolviéndola juntando los bordes). Después suéltala una vez dentro para que se abra y haga el vacío.

A la hora de retirarla recuerda que no es como un tampón y que por mucho que tires del hilito no va a salir. Introduce tus dedos en la vagina y pinza la copa para deshacer el vacío. Una vez que lo consigas, retírala con cuidado y vacíala en el retrete.

Es importante que la limpies bien después de cada uso con agua y jabón neutro y que la esterilices cada mes.

Publicidad