Flooxer Now » Actualidad

Stalker impune

Albaricoque, la influencer que denuncia su calvario con un acosador: "¿Qué tiene que pasar para que nos tomen en serio?"

La joven ha relatado en un vídeo viral la indefensión que ha sentido al hacer frente a un stalker que ha averiguado dónde vive ella, pero contra el que no puede hacer nada.

Publicidad

Ser una cara conocida, mujer y con poder de influencia hoy en día en Instagram es para muchas personalidades de la plataforma parte de una profesión que hace unos años no existía. Se llama influencer, por si hace falta decirlo, y aunque se suele unir ese concepto con la idea de postureo y vivir muy bien de cara a la galería, ese no es el caso de Alba Cantalapiedra.

Nacida en Valladolid hace 24 años, se hecho un hueco importante en redes sociales por su gran pasión: el dibujo. Ilustradora a tiempo completo, ha trabajado para agencias de publicidad muy importantes así como marcas de la talla de Coca Cola y de clientes tiene nombre tan populares como El Hombre de Negro.

Su particular estilo, así como las reflexiones que cuelga de la manera más artística posible, le han ganado medio millón de fieles seguidores que quieren ver y saber más cosas sobre ella. Alguno de ellos, incluso superando la línea de lo decente.

Así lo denuncia Alba en un vídeo que se ha vuelto viral, y donde asegura haber temido por su integridad física. "Todo comenzó con preguntas relativas a mi trabajo, pero luego fue a más", explica. "Empezó a escribirme con mensajes que catalogo como acoso, porque yo no estoy a gusto, ni me sienta bien leer lo que me escribe, y está lejos de ser un halago".

Tras bloquearle, el tipo ("no es ningún chaval") no se desanimó y comenzó a buscar información sobre dónde vivía: "Soy autónoma y para algunos envíos tenía que poner mi dirección en el remite". Quizá con esos datos averiguó su domicilio, y un día tuvo una visita que le puso los pelos de punta.

Haciéndose pasar por mensajero, el individuo llegó al hogar de Alba con un paquete que "tenía que darle en persona" pero que no estaba ni envuelto. "Estamos hablando de un tipo que ha recorrido 400 km en pleno estado de pandemia y se ha presentado en mi casa".

Fue su pareja quien identificó al sujeto (incluso llegó a seguirle), pero cuando acudió a la policía le dijeron que no le podía denunciar porque no había hecho nada ilegal. Tras una segunda visita del acosador sí aceptaron su nueva denuncia, que se realizó el 18 de octubre, y poco después decidió grabar el vídeo en cuestión.

Alba se pregunta qué tiene que pasar para que estas situaciones se tomen en serio. "Grabo este vídeo para desahogarme, estoy con ayuda profesional, he dejado mi piso durante un tiempo... y aun así os animo a todas que denunciéis y hagáis todo lo posible para sentiros seguras".

Publicidad