Flooxer Now » Actualidad

Lo pasó mal

La ejemplar naturalidad de Ibai al hablar de sus problemas de ansiedad

El streamer más popular del momento toca lo que para muchos es un tema tabú con una simpatía que le ha ganado el aplauso unánime de la comunidad.

Ibai pasó por momentos difíciles.

@ibaillanos / Instagram Ibai pasó por momentos difíciles.

Publicidad

"Últimamente no me estoy encontrando muy bien. Me está costando cada vez más ponerme delante de la cámara, grabar vídeos y hacer directos como he hecho estos siete años. Cada vez siento más y más presión y cada vez me pongo más nervioso. Y cada vez me cuesta más respirar. Me dan como bajones".

Así explicaba hace dos años ElRubius las razones para tomarse un respiro alejado de la presión que él mismo se había impuesto al querer "ser la mejor versión de mí delante de vosotros". Lo hizo en su famosísimo vídeo 'Me voy a dar un tiempo', que sirvió como parte de la terapia que pasó para superar aquella situación.

 

Y es que aunque les veamos siempre de cachondeo o dando gritos en el Among Us, ser un creador de contenido a la altura de los más grandes tiene un precio muy alto a nivel psicológico para ellos.

Tan dicharachero como es Ibai, esta semana ha confesado que atravesó la misma situación cuando la fama empezó a afectar a su vida. Fue durante una sesión de 'Just Chattin' en Twitch, que se convirtió en un consultorio personal en toda regla.

 

Tras hablar largo y tendido sobre cómo le había cambiado la vida su nueva situación, no tuvo problema en describir todo lo que había sufrido en referencia a la ansiedad, muy probablemente derivada de su actividad como influencer, como él mismo confirma.

No es la primera vez que habla sobre ello (en Instagram hace unas semanas hablaba de estar pasando un mal momento), pero sí es nuevo que lo trate con tanta espontaneidad. El clip de abajo recoge el momento en el que habla, con su inconfundible estilo, sobre los trastornos que le causó aquello.

 

Matt Lees, un youtuber inglés de relativo éxito en su país, resumía muy bien la presión que tienen los que se dedican a ello en una entrevista para el periódico The Guardian. "Nuestro cerebro no está diseñado para interactuar con cientos de personas a diario. Cuando hablamos de miles hablando directamente sobre tu trabajo, tienes la sensación de que algo en tu cabeza se rompe. No estamos hechos para manejar simpatía a una escala tan enorme".

Mientras por lo menos haya gente como Ibai que normalice un problema que afecta a muchísima gente, por lo menos sabremos que la opinión popular sobre estos problemas puede ir saliendo del rincón oscuro que hasta ahora estaban.

Publicidad