Desde que anunciara hace unas semanas que dejaba su actual trabajo como comentarista de League of Legends, el futuro de Ibai ha sido objeto de todo tipo de especulaciones. ¿Que se va a ver un partido de la NBA en París? Eso es porque va a ser comentarista de baloncesto de altos vuelos, seguro. ¿Que se retrata en casa viendo la tele? Es porque va a tener su propia serie, ya verás…

 

Las maquinaciones de su millón y pico de seguidores en Twitter no han parado, a cada cual más alocada. El vasco aseguraba que era una oferta muy bestia, insinuando (o al menos eso nos pareció a nosotros) que iba a cambiar completamente de sector. Dada la popularidad de Llanos en redes sociales y el espectacular crecimiento de seguidores que había experimentado, había gente que pensaba que podría llegar hasta donde se propusiera.

Pero Ibai no tiene un pelo de tonto (no va con segundas) y ha preferido quedarse en el mundillo que mejor conoce: los esports. Y dado sus contactos en las alturas de este sector, ha ido a por el equipo más grande de Europa. No es otro que G2, con cuartel general en Berlín y propiedad de un buen amigo suyo.

 

Carlos ‘Ocelote’ Rodríguez es una leyenda de los deportes electrónicos, primero como jugador profesional de League of Legends, y después como empresario dentro de numerosas competiciones de videojuegos. Además es un showman al que le da cero vergüenza hacer el ridículo delante de las cámaras, contagiando su estilo al resto de jugadores que tiene en plantilla.

G2 Esports es un club con una imagen muy desenfadada en redes sociales, y nadie mejor que Ibai para potenciar todavía más ese lado humorístico. En el anuncio de su fichaje aparecen Jordi Cruz, Miquel Montoro o Dario Eme Hache como si fueran a una entrevista de trabajo, en una de las presentaciones más divertidas que se recuerdan. Ahora entendemos por qué quería contactar con Sam de Juego de Tronos; seguro que tenía planeado un cameo histórico.

 

Está por ver cual será el papel del vasco dentro del club o si se mudará a Berlín para llevar a cabo sus nuevas funciones, aunque seguro que si ha aceptado formar parte de G2 y dejar su vida en LVP atrás es porque el proyecto le convencía más. Habrá que esperar a ver qué tal sale todo pero, sinceramente, con las expectativas que habían circulado, nosotros nos esperábamos algo más rompedor. ¡Ojalá nos sorprenda en su nuevo curro!