A Jarad Anthony Phillips, conocido mundialmente como Juice Wrld, apenas le dio tiempo de celebrar su 21 cumpleaños. El pasado 2 de diciembre llegaba a esa edad y aun siendo tan joven su agenda profesional estaba llena. Ayer se encontraba precisamente en el aeropuerto de Chicago cuando le dio un ataque que acabó de un plumazo con su prometedora carrera.

El artista era muy conocido por sus canciones 'All girls are teh same' y 'Lucid Dreams', que le convirtieron en el pionero del emo-rap y que llamaron poderosamente la atención de BTS. Fue Namjoon el que pidió colaborar con la promesa norteamericana, y fruto de la colaboración entre ambos raperos surgió 'All Night', un tema compuesto para la banda sonora de BTS World.

 

El tema subió rápidamente al número 1 de muchas listas de éxitos, incluyendo la prestigiosa Billboard de Estados Unidos, y desde su lanzamiento el pasado junio acumulaba millones de reproducciones. La cuenta oficial de BTS en Twitter, muy reservada cuando se trata de temas personales, no tardó en publicar las condolencias después de enterarse de la triste noticia.

 

Juice WRLD llevaba publicados dos discos, unos cuantos EPs y dos mixtapes, con un tercero en camino gracias a una colaboración con Ski Mask the Slump God. Muchas de estas canciones trataban sobre la ansiedad, abuso de drogas y el hecho de autolesionarse. Pese a todo, las causas de la muerte todavía no han sido reveladas, pero más allá de los temas que tocara en su música nunca trascendió una declaración autodestructiva del artista.

Han sido muchos otros cantantes y productores los que se han pronunciado sobre el triste destino de Juice. Uno de los más populares fue Drake, que escribió en Instagram: "Me gustaría ver cómo el joven talento vive más, y odio enterarme de otra historia llena de bendiciones que llega a un final abrupto". Además de los últimos acontecimientos trágicos en el K-pop, el rap norteamericano también ha tenido un 2019 triste con las muertes de Mac Miller, Lil Peep o XXXTentacion, todos jóvenes y prometedores.