Flooxer Now » Actualidad

@badbixsamantha

Quién es Samantha Hudson, la travesti y artista multidisciplinar que se ha convertido en icono queer

Se define como una 'chica normal', la 'reina de los bajos fondos', como la 'Miranda Makaroff de los pobres' y ha encandilado a más de 84.000 seguidores en Instagram.

Samantha Hudson - Caras 2020

Flooxer Samantha Hudson - Caras 2020

Publicidad

Samantha Hudson se considera la Miranda Makaroff de los pobres. De nombre real Iván González, nació hace 20 años en León, aunque se ha criado en Mallorca y se ha autoproclamado como la "reina de los bajos fondos".

Hudson se dio a conocer gracias a un videoclip ('Maricón') que realizó cuando tenía 15 años para la asignatura de Cultura Audiovisual donde denunciaba cómo la iglesia católica veta al colectivo LGTB. Todo con un tono muy sarcástico, absurdo y con estética cutre.

 

El vídeo se viralizó a través de YouTube y por poco le cuesta la expulsión. Cinco años después, Samantha Hudson cuenta con más de 84.000 seguidores en Instagram y se ha convertido en toda una artista multidisciplinar con varios sencillos en el mercado: "Se ha convertido en un ambicioso proyecto musical que juega con los paradigmas del género, el sexo y la libertad de expresión", así es como la definen en la página web de la discográfica que la ha fichado, Subterfuge Records (Fangoria, Anni B Sweet o La La Love You)

Aunque se considera una chica normal ("casi chica y casi normal", según dice en su biografía de Instagram), Samantha Hudson es cuanto menos peculiar. Tiene tatuado un dibujo de Sherk en el glúteo, sus looks son estrafalarios y crea personajes para hacer sketches en situaciones de lo más surrealistas.

Maquillajes excesivos, zapatos con plataformas y muchas pelucas. No hay día en que Samantha no aparezca con un cambio de imagen. Ahora se ha dado un baño de color morado aunque se siente una rubia de corazón y jura que ya no puede abandonar el color platino. Con los lavados este color ha ido tornando a una especie de gris, algo que ha despertado una idea dentro de ella: "Con este pelo estoy igualita a Chavela Vargas, por eso he decidido crearme un alter ego que se llame Chavala Vergas", le comunicaba a sus seguidores a través de Instagram Stories.

Samantha es muy ocurrente y siempre está buscando nuevas rimas o haciendo reflexiones filosóficas a través de las historias. ¿La última? El empeño que tenemos las personas en ser constantemente felices cuando hay días en los que no nos apetece hacer nada ni ser productivos (y no lo queremos aceptar) o su metamorfosis en 'señora': "Mi vida es una metamorfosis continua y perpetua: yo pasé de maricón a maricón pintao, de maricón pintao a travesti, de travisti a lancha motora y ahora estoy metamorfoseando a señora. Y creo que yo desempeño una labor crucial y fundamental en la sociedad que es evolucionar a señora".

Según la artista las 'clásicas señoras' que se cardan el pelo y se pelean en las colas de los supermercados están desapareciendo debido a los cambios sociales y a que las mujeres cada vez más están dejando atrás comportamientos arraigados a mentalidades machistas: "He tomado la decisión consciente de performar y convertirme en una señora de los pies a la cabeza. Y yo creo que en realidad el 90 por ciento de los maricones vamos un poco por el mismo camino porque yo veo a mis amigas y son unas señoronas. Yo creo que si el concepto de señora sigue vivo de aquí a 50 años será gracias a los maricones porque nos estamos convirtiendo todos en señoras y me parece fantástico".

Entre estas reflexiones también cabe pensar en la muerte y Hudson, como buena estrella, tiene muy claro cómo quiere que la despidan: "Quiero un funeral que sea lo más porque la vida ya es muy triste. Quiero que la gente haga un macro botellón con unos sombreros muy divertidos y que todo el mundo se lo pase genial. Nada de ataúdes porque son carísimos. Llamáis a un taxidermista, le decís que lo diseque (el cadáver) y quiero que me pongáis como una estatua y en la boca una bombilla de estrobos que de luz (...). Que me diseque como un armiño pero que me haga articulada y poder cambiarme las manos de posición porque yo, antes que maricón y antes que travesti y antes que todas las cosas, soy una muñeca de acción, entonces yo tengo que estar articulada. Cuando acabe el funeral en sí hacemos un bingo, online también".

Pero la cosa no acaba ahí. Le gustaría que después su cadáver lo pongan a cuatro patas y le coloquen un cristal para convertirse en "una mesita de café". Así es Samantha Hudson, icono queer y mamarracho donde los haya. Si su arrolladora personalidad te ha cautivado, puedes ver aquí su entrevista con Sindy Takanashi en 'Las Uñas'.

Publicidad