A todos nos cuesta admitir que estamos pasando un mal momento. No es fácil agachar la cabeza y decir: “creo que estoy triste” o “me siento un poco deprimido” pero en la mayoría de los casos pedir ayuda es más que necesario. Aún así, siempre podemos contar con personas a nuestro alrededor que nos conocen y pueden detectar el momento que estamos pasando.

Y a ti puede sucederte lo mismo. Es posible que cuentes con alguien cercano que esté sufriendo y no lo quiera decir en voz alta. ¿Es posible que sea tu pareja? ¿Cómo puedes aprender a detectarlo? ¿En qué debes fijarte? Aquí van 5 señales a las que debes prestar atención:

1. Aumenta el tiempo de estar en la cama sin hacer nada

En muchos casos el sentimiento es de no querer absolutamente nada ni tener ganas para ello, por lo que el tiempo que se pasa encima o dentro de la cama sin hacer nada es mucho. El sueño excesivo también es una forma de automedicación si se está depre.

Si crees que este puede ser el caso intenta proponer un plan al que no diría nunca que no porque sabes que le encanta. Por su respuesta y el siguiente punto ¡podrás guiarte!

La ansiedad y la depresion influyen en el control del asma | Sinc

2. Dejará de hacer muchas cosas que antes hacía

Unido a lo que te acabamos de contar, mucha gente cuando está depre dejar de hacer cosas que antes le encantaban. Por ejemplo, deporte o algunos otros hobbies. De ahí a que te hayamos recomendado proponer un plan irresistible y ver su reacción.

3. No se pronuncian ante nada

Otra de las características es la neutralidad ante todo. No se posicionan, no tienen opinión y les cuesta pronunciarse. El "Me da igual”, “no me importa" se convierte en su frase más recurrente. Se vuelven un poco apáticos ante todo y todos pero lo peor es que, si se lo dices, puede llegar a sentarles mal y pasar de la apatía al enfado.

Tristeza | iStock

4. Ven el vaso medio vacío

Cuando estás depre (aunque lo intentes) nunca ves el vaso medio lleno, nunca ves las cosas positivas o bonitas y siempre vas a tender a pensar negativamente de todo lo que te sucede alrededor. Es un sentimiento generalizado de pesimismo del que no se suelen dar cuenta, como si tuvieran una nube encima de la cabeza que no les dejara ser completamente objetivos.

5. No tienen apetito sexual

Es verdad que esto depende mucho del tipo de personas y de cómo hayan sido ellas “antes” pero un síntoma suele ser la reducción del apetito sexual en general, tanto por las ganas de tener sexo como incluso físicamente (es decir, aunque se haga “un esfuerzo” o se quiera, muchas veces el cuerpo no responde).

Si te encuentras ante una situación así y crees que tu pareja puede estar un poco depre lo importante es que no toques el tema directamente, sino que intentes preguntarle por cómo se siente. También es importante que comentes esto con las personas cercanas a él o ella (familiares, amigos íntimos) y que normalices y recomiendes acudir al psicólogo. Como cuando acudimos al médico para cuidar nuestro cuerpo pero, en este lugar, estaremos cuidando algo igual de importante: nuestra mente.