Seguro que en alguna ocasión has escuchado eso de que el frío encoge y el calor hincha. Es lo que se conoce como contracción y dilatación térmica, un fenómeno perfectamente demostrado a nivel científico y que los chicos pueden experimentar en sus cuerpos. Y más concretamente en sus genitales.

De hecho, hay gente que le ha puesto nombre: Summer Pennis. Se trata de un aumento pequeño pero perceptible del tamaño del pene, que afecta también a la líbido. Es decir, que quizá por eso también tienes más ganas de practicar sexo en verano.

Los médicos especialistas lo tienen claro: el Summer Penis no significa que tengas el miembro más grande toda la temporada estival, es simplemente que este reacciona y cambia con la temperatura. "El tamaño no cambia mucho sea verano o invierno", nos contaba el doctor Antonio Palacios. "Cuando hace frío, tu cuerpo intenta mantener su calor, y por eso algunas partes del mismo tienen la apariencia de estar contraídas, ya que la sangre fluye de una manera diferente, pero no debería afectar al tamaño general de tu pene".

Lo que sí puede cambiar, según él, es la percepción que tenemos de los genitales. "Cuando hace calor, tu cuerpo equilibra la temperatura con el sudor. Si intentas compensarlo con un mayor consumo de agua, la combinación de ambas cosas pueden resultar en que te parezca más grande".

Pero no todo se debe a un efecto óptico. "La circulación de sangre en climas cálidos desde luego tiene que ver con el tamaño también. Cuanto más calor hace, más se dilatan las venas, y más sangre fluye por tu cuerpo. El pene es especialmente sensible en ese aspecto". Quizá por eso los recién casados no se van de luna de miel al Polo Norte...

Al seguir investigando sobre el tema, salen unas cuantas preguntas más. Por ejemplo, ¿cuál sería el aumento del tamaño con el Summer Penis? Evidentemente depende de cuál sea el que tengas 'en reposo', pero la media suele ser del 10 por ciento arriba o abajo (ejem). O... ¿le pasa a todo el mundo? Lo cierto es que no, porque entran algunos factores fisiológicos que dependen del cuerpo de cada uno.

Si eres de esos que experimentan este fenómeno veraniego, felicidades. No tiene efectos secundarios negativos, así que si puedes aprovecha el momento, pásalo bien con tu sexo y si vas a una playa nudista recuerda que necesitarás un poco más de crema solar. Pero si no tienes Summer Penis tampoco te preocupes. Hay un pene para cada estación del año, y el tuyo te ha funcionado perfectamente. Quién sabe, lo mismo puedes hasta inventar el movimiento Winter Penis. Si es así, avísanos en unos meses y escribiremos otro artículo.