Pero esta vez ha ido un paso más allá y ha envasado en pequeños tarros agua de la bañera donde se la puede ver con uno de los envases transparentes llenándolo de agua y pasándoselo por el cuerpo con muchas ganas, ya tú sabes...

La mujer que quiere ser gata aparece en la bañera con sus características orejas rosas precisamente de gata, y un bañador en el que se puede leer “game over”. Solo viendo sus miles de corazoncitos y likes, tanto en Instagram como en TikTok, es fácil pensar que se va a hinchar a vender tarritos con agua pasada por su cuerpo.

Un consejo a pesar de que más de uno no nos hará caso, no te atrevas ni a probar un sorbito. Ella misma se ha encargado de aclarar en su post que no es agua potable. No vaya a ser que al final la broma te salga cara, bueno, cara ya es, porque cada envase con su logo en el tapón y la descripción “Bathwater, Game Girl”, cuesta la friolera de ¡treinta dólares! y se ha agotado. Toma ya.