Flooxer Now » LOL

Seducción desde la terraza

La mejor declaración de amor en la cuarentena tiene drones, burbujas inflables y TikToks

Mucha tecnología y mucha imaginación es la espectacular fórmula que se ha inventado este chico para conquistar el corazón de una vecina en tiempos de confinamiento.

Cualquier protección es poca a la hora de ligar.

Getty Cualquier protección es poca a la hora de ligar.

Publicidad

Al igual que sucede en España desde hace dos semanas, Nueva York ha comenzado a restringir la circulación de las personas a menos que tengan una causa justificada. Eso no ha sido obstáculo para un bonito y original romance, que no podría haberse realizado sin ayuda de lo último en tecnología y telecomunicaciones.

 

Jeremy Cohen, un fotógrafo del barrio de Brooklyn, estaba respetando la cuarentena desde antes de que se anunciara la prohibición de manera oficial. Había visto las noticias que llegaban del resto del mundo y ya tomaba precauciones adelantándose a las órdenes del gobierno estadounidense, como tantos otros de sus vecinos.

 

Un buen día se dio cuenta de que su vecina de enfrente bailaba a diario en la terraza, en lo que parecía un buen método para alejar la monotonía y tristeza que puede causar el confinamiento. “La vi bailando y supe que tenía que hablar con ella”, cuenta en un TikTok que supera los diez millones de reproducciones.

“Cogí mi dron, un boli, cinta adhesiva y un papel, y escribí mi número de teléfono. Después, mandé el dron a su terraza y la cosa funcionó, porque al rato recibí un mensaje suyo”, cuenta en la primera parte de su aventura.

 

“No puedo creer que esto haya funcionado”, dice en la continuación. “Le dije que si íbamos a cenar, pero como todo está cerrado, me dijo que cómo lo íbamos a hacer. Entonces me puse a pensar, me duché, afeité y me puse guapo. Cada uno estábamos en nuestra terraza, e hicimos videoconferencia con FaceTime. Y todo esto era solo una introducción para la parte 3”.

 

La última entrega de esta trilogía de amor es quizá la más cachonda. Jeremy se compra una burbuja inflable para él y un ramo de flores para ella. “Quería verla, pero quería también mantener la distancia de seguridad. Tengo la impresión de que le gustó verme dentro de la burbuja, y llevé flores y desinfectante para las manos, pero no sirvió de nada porque… estaba dentro de una burbuja de plástico”.

 

El vídeo que le ha lanzado a la fama termina con un paseo de la pareja por un parque (todavía no estaba prohibido cuando esto se grabó) y un mensaje aplicable a todas las personas del mundo: “Aunque socialmente tengamos que mantener una distancia de seguridad, no significa que tengamos que estar distanciados”.

Jeremy ya piensa en cómo llevar su mediática relación un paso más allá, planeando cómo sería la cuarta parte de esta historia. Por ahora, al menos ya tiene con quién pasar la cuarentena.

Publicidad