Hay gente que tiene una extraña manía: no ponerse las gafas a pesar de no ver tres en un burro. No entendemos muy bien (si además está de moda) eso de preferir no ver a llevar este accesorio pero si eres de ese tipo de personas, aquí van unas cuantas razones y situaciones que no querrás vivir y que te harán tener muy claro eso de sumarte al club glasses:

- Ni idea del número de autobús que vas a coger. Asúmelo: no ves. No pasa nada, a mucha gente a diario le sucede lo mismo y no es ningún drama. Drama será si pierdes el autobús que te interesa porque no ves el número hasta que está a dos centímetros de ti o si paras uno que no es por miedo a perderlo y luego no te subes. ¡Qué incómodo!

Mejor con gafas | Pxhere

- ¿Quién te ha saludado? ¿Te ha pasado alguna vez que alguien te ha saludado efusivamente y no te acordabas de su cara ni de por qué le conoces? Pues imagínate ahora que alguien te saluda pero no ves quién es porque está lejos. De hecho, ni siquiera sabrás a ciencia cierta si te está saludando a ti (porque te mira) o al que tienes detrás.

Ese momento de no saber qué sucede, no saber si contestar al saludo o quedarte como estás porque no sabes de qué manera harás menos el ridículo… ¡Es horrible!

- Te perderás los mejores detalles de las pelis. Tengan subtítulos o tan solo pequeños gestos está claro que si no ves un pijo y no llevas gafas te perderás los detalles de las pelis. ¿Qué ponía en el papel? ¿Qué le ha dado en la mano? ¿Qué cara ha puesto?

Si hay algo más terrible que perderse cosas importantes en una trama es que el compañero que tienes al lado te esté preguntando constantemente porque no alcanza a ver bien.

Mujer haciéndose un selfie | iStock

- ¿Y si alguien te hace señas y no te enteras? Lo típico, vas a decir algo pero vas a meter la pata, así que alguien un poco más lejos te empieza a decir por gesto que cortes el rollo. Pero ¿qué pasa si no lo ves? Porque, seamos sinceros, si no llevas las gafas te cuesta un poco identificar los gestos de la gente de lejos. No te arriesgues…

- Deja que te invada el nerd mood. Vamos a ver, si hay gente que lleva las gafas sin cristales porque es la moda y es un complemento más, ¿por qué no las vas a llevar tú si las necesitas? Tienes esa suerte y, además, no vas a meter la pata en ninguna de las situaciones anteriores. Solo necesitas encontrar la montura con la que, de verdad, te sientas bien. ;-)