"Creo que merecéis saber esta historia". Con este pretexto se ha dispuesto a contar Ibai Llanos cómo fue el día que conoció a Yung Beef con la verborrea y la chispa para narrar historias que le caracteriza.

La historia se remonta a cuando el joven caster de 24 años todavía se encontraba viviendo en Barcelona, "en el piso con el suelo de mierda que es feo y el gotelé". Ibai recibió entonces un mensaje de WhatsApp de Yung Beef en el que le pedía que se vieran: "Me dijo que me quería ver mientras me comía unos macarrones boloñesa y no sabía muy bien qué pensar".

El trapero se encontraba en Mediapro, la productora para la que trabajaba Ibai Llanos antes de su fichaje por G2, y el streamer decidió poner rumbo a su lugar de trabajo para que se diera lugar el encuentro. No todos los días uno de los traperos más famosos de España pide conocerte.

Después de las debidas presentaciones, Llanos y Beef se fueron a una terraza acompañados de los amigos del trapero: "Era un martes de enero a las seis de la tarde, yo me pedí un Colacao porque a esa hora entra bien". Además, mientras el creador de contenido relata esto, le aparece en pantalla una notificación que indica que el trapero se acaba de suscribir a su canal de Twitch.

Ibai ha confesado que la escena era absolutamente espectacular: "Todos los amigos de Yung Beef estaban fumándose un porro con un gin tonic. Me iba a pedir un cruasán pero en ese momento me dio vergüenza porque me gusta untar el cruasán en el Colacao, como podéis apreciar por mi aspecto físico".

El caster ha querido sincerarse reconociendo que él nunca ha probado la marihuana pero que esa experiencia debe acercarse mucho: "Salí de esa quedada con un colocón que probablemente es como si me hubiese fumado dos porros".