¿Has sentido alguna vez que te derrites por momentos? ¿Notas que todo y todos te dan calor y no lo soportas? ¿Eres malísimo/a para aguantar los rayos directos del sol a temperaturas superiores a 25º? Lo entendemos. La llegada de la ola de calor puede llegar a desesperar a cualquiera. Combatirlo, a veces, no es tan sencillo y se convierte en un verdadero reto que pone a prueba la imaginación de todo aquel que quiere buscar el fresquito de la manera más original y barata.

Si estás en casa con tu aire acondicionado tan ricamente no diremos ni mu (de hecho, podrías invitarnos, ¿no? ;-) ), pero sabrás perfectamente a lo que nos referimos si solo cuentas con un triste ventilador en casa o ni siquiera eso. También cuando sales a la calle y el nivel de fuego del ambiente te abrase. O cuando estás esperando a alguien en la acera, en una terraza o en momentos en los que el sol te da directamente ruegas en silencio que alguien te haga sombra, que corra un poco de viento, que te pongan una sombrilla o te tiren un cubo de agua encima.

Sin embargo, en esta vida hay soluciones para todo (o casi todo) y el calorazo agudiza el ingenio que no veas. Buscando formas de combatir el calor hemos encontrado a un hombre que ha inventado el truco perfecto para que te dé la sombrita todo el verano. ¿Que no te lo crees? Este desconocido ha pensado lo que nadie había sido capaz de pensar hasta ahora y nos ha superado intelectualmente a todos de forma clara: va a burlar al sol allí donde vaya. ¿O no?

 

El hombre ha pensado que en lugar de pegarse a la sombra de la sombrilla, esta debía buscarle a él y por eso ha decidido pegársela (literalmente) a la espalda. Así va a poder trabajar, moverse y hacer sus cosas sin preocuparse de que le dé un parraque al sol. ¡Chapó por él!

Para ello solo ha necesitado dos materiales: una sombrilla y un poco de cinta (o un cinturón). Se ha atado la sombrilla a la espalda ¡y listo! El invento no le habrá llevado ni 10 minutos y es lo mejor que hemos visto hasta ahora para tener sombra 24/7.

Es posible que este apaño al que hemos llamado “sombrilla-man” no esté patentado todavía, así que si te planteas llevarlo al mercado te vamos a dar alguna idea más para triunfar. Ya que nos ponemos inventores, nosotros hemos ido un poco más allá y además de evitarte sombra queremos que aproveches y estés fresquito. Así que hemos pensado en engancharle a la sombrilla un ventilador o un difusor de agua enfocándote directamente al cuello y la cabeza. ¿Cómo lo ves? Seguro que es una muy buena manera de “refrescarte las ideas”.

Así que ya sabes lo que debes hacer si, a partir de ahora , no quieres separarte de la sombra (ni ella de ti).