Internet es uno de los mejores inventos de la humanidad: podemos comunicarnos al instante con cualquier parte del mundo, descubrir cosas sin salir de casa y acceder a una fuente casi infinita de información. Lo malo es que entre el montón de datos que nos llegan hay cosas que mejor no hubiéramos visto nunca.

Es la sensación que se nos queda con las modas absurdas que a veces las redes amplifican hasta que se convierten en tendencia real. Nos acordamos de los tatuajes de pecas, de las extensiones de pelo en la nariz y, ahora, de unas asquerosas uñas para las manos y los pies.

El trabajo de pedicura y manicura que una usuaria sin complejos luce en un vídeo nos ha revuelto el estómago a los que escribimos por aquí y a unos cuantos miles de usuarios más en Twitter. Ha sido el tuitero David Pareja (@davidpareja) quien nos ha llegado al alma con una reflexión sobre los límites de la moda quien nos ha descubierto este espantoso trabajo de pies:

 

“No seré yo quien diga dónde están los límites de la moda, pero, si existen, deben de estar más o menos por aquí”, escribe Pareja acertadamente. Los comentarios van desde los irónicos “es lo más cómodo que he visto en mi vida” hasta los gráficos con arcadas, que es lo normal que sentirías al ver esto si tienes un gusto medio normal.

 

Y si pies con hongos es lo más chungo que te viene a la cabeza, piensa en almejas para tus manos. Lo que al menos en España es un insulto parece que en otras latitudes puede ser visto como el no va más de la elegancia. Queremos pensar que es una broma, y no negamos que esos seres marinos sepan a gloria si están bien cocinados, solo que a lo mejor plantarlos en unas manos no era idóneo.

 

Una petición para terminar el artículo: por favor, Internet, no dejes que esto se convierta en tendencia. Ni la atrevida Rosalía se pondría algo así en vida.