La desgracia ajena (si no es muy seria) es una fuente inagotable de inspiración para las mentes más traviesas. La desgracia quiso que por problemas técnicos Instagram estuviera inaccesible para millones de personas en todo el mundo. Los usuarios de Twitter aprovecharon para cebarse con la plataforma del postureo.

 

Facebook también parecía dar fallos a muchos usuarios, pero el hashtag que triunfaba era #instagramdown. Los tuiteros sin embargo pasaron de la red fundada por Mark Zuckerberg y se pasaron la tarde, noche y madrugada cachondeándose de fotos que no abrían, stories que no cargan y una lentitud generalizada para crear contenido.

 

Los fallos estuvieron localizados principalmente en Estados Unidos, pero la caída alcanzó a un montón de usuarios españoles que mostraron su descontento de la mejor forma posible: a base de memes y chistes. Los habituales de Twitter (una red algo menos compleja y que sufre con menor frecuencia caídas considerables) aprovecharon para sacar punta a la situación.

 

 

 

 

 

 

Muchos tuiteros han aprovechado la situación para hacer campaña por su red favorita, aunque nosotros nos quedamos con el mensaje del cachondeo. Problemas del primer mundo, que muchos dirían... En cualquier caso, ¡a tomárselo con humor!