@NORCOREANO

Los Reyes Magos: el Halloween español

Norcoreano compara los horrores de la fiesta tan típica española de Reyes Magos con el Halloween norteamericano. A pesar de lo que muchos crean, ambos días son iguales de terroríficos.

Los Reyes Magos: el Halloween español

Los Reyes Magos: el Halloween español @norcoreano

Publicidad

Cuando un extranjero llega a España en Navidades, de lo primero que se extraña es de que no se celebre Papá Noel. En España se celebran los Reyes Magos, una tradición terrorífica. El equivalente al Halloween americano.

Todo empieza el día 5 de enero, cuando parece que la Navidad está acabando y de repente aparecen tres hombres en la ciudad cortando el tráfico y creando un caos circulatorio. Dos de ellos llevan barbas postizas, el tercero lleva la cara pintada de negro para aterrorizar más. Sin venir a cuento empiezan a apedrear a los ciudadanos con caramelos ante la impasividad de la policía municipal. Los padres protegen a sus hijos con paraguas y los niños lloran ante esa violencia injustificada.

La procesión actúa en caravana, y entre rey y rey aparecen Pikachus, Bob Esponjas y hasta un oso polar con el cuello partido bailando 'Despechá'. No es extraño la del 5 de enero sea la noche que más problemas para dormir tienen los niños. No lo digo yo, lo dicen las estadísticas.

Cabalgata de los Reyes Magos en Utrera, Sevilla
Cabalgata de los Reyes Magos en Utrera, Sevilla | Facebook Ayuntamiento de Utrera

Cuando los menores terminan de presenciar la de los horrores, los padres les cuentan que hay que ir pronto a casa, que esos dos abuelos que estaban apedreando a la muchedumbre y el de la blackface van a entrar en casa sin permiso.

La cosa no acaba ahí, te cuentan que hay que dejarles un vaso de anís por si llegan con sed y que se han bebido un chupito en cada casa de España. Además viajan con un camello cada uno para que no les falte droga. Por si no fuese suficiente, hay que dejarles un zapato por algún tipo de fetichismo sexual perverso. Al día siguiente aparecen regalos alrededor del árbol, pero unos calcetines no compensan un trauma que durará años.

El día 6, cuando parece que todo ha acabado, alguien trae un roscón relleno de nata, fruta escarchada, habas (sí, habas) y hasta juguetes de plástico, para que te atragantes si no te mueres de asco. Luego hay españoles que se ríen de cómo comen los ingleses.

Roscón de Reyes
Roscón de Reyes | iStock

Cuando esa aberración gastronómica para ser el fin de la Navidad, aún queda el colofón terrorífico: subirse a la báscula el día y volver al trabajo. Los Reyes Magos son el Halloween de los españoles.

Antena 3 » Noticias

Publicidad