¿MISIÓN IMPOSIBLE?

¿Está mal pedirle a tu pareja que cambie algo de sí misma?

Siempre va a haber cosas de nuestras parejas que no nos acaben de convencer, pero hay problemas que son lo suficientemente sustanciales como para poner en riesgo una relación. ¿Debes pedirle a tu pareja que cambie, o tienes que aceptarla tal y como es?

Una pareja teniendo una cita

Una pareja teniendo una cita Pixabay

Publicidad

La pareja perfecta no existe, y las personas que se empeñan en buscar el perfil perfecto con el que pasar el resto de sus días suelen fallar en su intento. La mayoría de relaciones implican aceptar los pequeños detalles de la otra persona que no te gustan, pero hay veces en las que esas pequeñas cosas se convierten en verdaderos problemas que hacen temblar los cimientos de la relación. ¿Es justo pedirle a nuestra pareja que cambie, o deberíamos aceptar esa parte de su forma de actuar que no nos gusta tanto?

Esta discusión se ha extendido en Twitter después de que un tuit viral recomendase no tratar de cambiar nada en los demás. Aunque es cierto que aceptar a las personas tal y como son es parte del proceso de amarlas, todas las personas (y, por tanto, las relaciones que se tienen con ellas) evolucionan, y hay veces en las que una circunstancia ajena a la pareja hace que su relación entre en riesgo. Una época mala, la pérdida de un ser querido o el inicio de nuevos proyectos pueden revelar partes de la otra persona que no encajan con nosotros, y es una lástima terminar una relación solo por eso. Esa es la razón por la que muchas personas se esfuerzan en expresar lo que sienten, y en tratar de cambiar a las parejas con las que están.

Si estás en esta situación con tu pareja, es importante que expliques tus necesidades de forma clara, e insistas en por qué ese detalle de la persona está haciéndote sentir mal. No debes atacar a tu pareja o menospreciarla, ya que solo conseguirás que se ponga en tu contra y tenga aún menos ganas de cambiar. Por supuesto, hay ciertos límites que nunca puedes sobrepasar: no puedes pedirle que cambie aspectos de su físico, de las relaciones con su familia o sus amigos (a no ser que realmente veas que pueden poner a tu pareja en riesgo), o de los proyectos de vida que quiera emprender. Si alguna de estas cosas te molesta tanto, puede que en realidad no seáis compatibles.

Antena 3 » Para ti

Publicidad