Ya hemos visto que existe nombre para un montón de comportamientos más o menos aceptables dentro de las relaciones románticas. Quizá el anglicismo más antiguo de todos es el de friendzone, ese que te limita tajantemente cualquier avance sobre tu interés sentimental, y ese término está más o menos relacionado con el que vamos a tocar hoy: el curving.

Se podría decir que es una evolución más educada del ghosting, dejando clara la posición del que ejerce el curving al que lo está sufriendo. Si en el ghosting había una desaparición abrupta y sin dejar rastro, en la definición que hoy nos ocupa la distancia se va cogiendo con el paso del tiempo.

Intentos patéticos de ligar | iStock

Por ejemplo, el curver no deja de contestar a tus mensajes, sino que lo hace al cabo de tres o cuatro días, y con el paso del tiempo dejará de esforzarse lo más mínimo para tener contacto en el mundo real. El fenómeno es más fácil de entender si te lo han hecho alguna vez. "Cada vez que le decía de quedar, cambiaba de tema", nos cuenta Saúl, de 19 años, sobre una persona que le hizo curving. "Seguía respondiendo a mis mensajes, pero no a las llamadas ni a los intentos de quedar". Curving de manual.

Cosas prohibidas a la hora de ligar | Getty

La definición mejor valorada del Urban Dictionary (una web donde los usuarios explican el significado de expresiones callejeras) dice que "es como el ghosting pero más cruel, porque los curvers quieren parecer majos. Les llevará días o incluso semanas responder a un WhatsApp. Pero en vez de dejarte colgado y dar por zanjada la relación, los curvers aparecen esporádicamente alargando la despedida durante semanas, meses o incluso indefinidamente".

Las excusas de los que ejercen este comportamiento son la marca de la casa. "Perdona, no he tenido tiempo", "Estoy ocupadísimo", "Se me pasó completamente" y muchas frases hechas del estilo demuestran que el interés por ti es casi inexistente, y muestran cierta cobardía por no ser capaces de poner fin a los avances de otras personas.

El arte de ligar | iStock

Si reconoces este patrón en alguien en quien hayas puesto interés, piensa que mereces algo mejor. Alguien que cuando le digas de salir a dar una vuelta te diga "Genial!! Te va bien el viernes??". No garantizamos que sea el amor de tu vida, pero tendrás más posibilidades con esa persona que con un curver.