La youtuber y beauty blogger, Nikkie de Jagger, se abrió en canal hace un par de semanas a sus casi 13 millones de seguidores para confesarles que es una mujer transgénero. Desde entonces ha estado ‘desaparecida’ de YouTube, y es que ¿qué tipo de contenido se puede subir tras algo tan importante?

Nikkie ha querido tomarse un tiempo para analizar todo lo que le ha pasado y procesar cómo la gente se ha tomado su anuncio. Según comenta en el nuevo vídeo que ha subido a su canal, no se dejó ver públicamente hasta dos días después de subir el [[LINK:EXTERNO|||https://www.flooxernow.com/actualidad/nikkie-tutorials-confiesa-transgenero_202001145e1d9deb0cf29802d4710d3a.html|||vídeo de su ‘Coming out]]’: “pensaba que eso era lo único que iba a ver la gente de mi ahora”.

Sin embargo, no ha sido así. La beauty blogger ha querido ‘estrenarse’ en su canal, después de ese punto de inflexión, con un vídeo haciendo lo que mejor se le da: maquillarse. Pero no sólo eso sino que ha utilizado el maquillaje como terapia para aprovechar y responder a algunas preguntas que han ido surgiendo desde su confesión: “hay una cosa (el maquillaje) que siempre me ayuda, incluso en mis tiempos más oscuros, no estoy diciendo que este sea un tiempo difícil sino que tengo que procesar muchas cosas que han ido pasando”.

 

Nikkie dice que ha sido de locos y que hasta le han salido “nuevos amigos” en la cara debido al estrés, sin embargo, se ha encontrado con mucho apoyo y gente comprensiva: “podría escribir un libro con todas las ofertas que me han llegado para escribir un libro, Harry Potter no sería nada en comparación”.

Aunque no todo ha sido bueno, la youtuber cuenta que le han llegado comentarios de gente que piensa que todo este asunto de “salir del armario” y hacer públicamente que es una mujer trans, se debe a motivos publicitarios y que es todo una mentira.

Además, ha querido hablar seriamente sobre su ‘blackmailing’. Después de hacer público que había sido víctima de un chantaje, hay gente que se ha tomado la licencia de hacer sus propias investigaciones para destapar la identidad del chantajista, algo que ha molestado a Nikkie: “si alguien tiene el derecho de hablar de este tema soy yo. Al fin y al cabo es mi historia. Os pido que paréis de intentar averiguar quién fue”.

La youtuber ha querido ser tajante y dejar claro que con la ayuda de la policía ha podido conocer todos los datos del autor o la autora del chantaje y que se trata de una persona que ni siquiera ella misma conoce personalmente: “Descubrir quien estaba haciendo esto fue terrorífico pero a la vez liberador. Tengo el poder de destruir su vida, sus hijos, su familia… Si publico su nombre le estaría haciendo lo mismo que quería hacerme a mí y soy mejor que eso”.