Flooxer Now » Actualidad

Despedidas fulminantemente

Residencia de Terrassa: cuando Instagram destapa a los miserables

La escandalosa reacción de dos instagramers que trabajaban en una residencia ha revuelto el estómago de manera unánime a la sociedad. Por suerte, hay influencers de primera línea que sí predican dando ejemplo con buenas causas.

Un momento del vídeo de las enfermeras de Terrassa

buggyfrndz / Twitter Un momento del vídeo de las enfermeras de Terrassa

Publicidad

Cuando crees que lo has visto todo en depravaciones por internet, gente saltándose las normas impuestas por la pandemia y consejos descabellados de adalides de "La Verdad", contadísimos contenidos de las redes sociales están ahí para recordarte que las miserias morales a veces no tienen fondo.

La noticia de las últimas 24 horas son las dos chicas de la residencia Mossèn Homs en Terrassa, donde dos trabajadoras de veintipocos años atendían con un trato inhumano a una de las pacientes. A juzgar por el estado de la mujer, se puede suponer que es una persona mayor y en condiciones de dependencia, lo que aumenta la repugnancia de los hechos.

 

El vídeo que las ha llevado a la infamia retrata a una de ellas muerta de risa mientras su compi se dirige a la anciana como "gorda" o "vieja cascarrabias", la amenaza para tratar de darle de comer ("abre la puta boca ya") y le recrimina las consecuencias de no medicarse: "Si te duelen los pies o la cabeza, te vas a joder".

Semejante despropósito de la asistente sanitaria, unida a la risa enfermiza de la que sujeta el móvil, ha provocado un rechazo masivo en redes. De hecho, la autora de las imágenes ha cerrado sus perfiles "temporalmente" después de una tibia disculpa donde aseguraba estar dispuesta a "aceptar las consecuencias" de su fechoría.

 

El lado solidario de Instagram

La maldad de este ruin maltrato no refleja, desde luego y por suerte, el espíritu habitual de las redes sociales, pero sí deja semejante sabor de boca que hemos querido acordarnos de otros ejemplos recientes que sí van por el camino correcto.

El último ha sido el de Gemma Gallardo y TheGrefg, la pareja de influencers que hoy pedía en sus stories que donasen médula para tratar enfermedades como la leucemia. "Es como donar sangre", explica el youtuber, que al parecer ha recibido una respuesta multitudinaria, "y yo mañana mismo me voy a hacer donante".

Mucho más grande fue el sacrificio de Ángela Rozas, mucho más conocida como Madame de Rosa. La ahora influencer tiene formación de enfermera, y en los primeros compases del confinamiento (14 de marzo) retomó su faceta sanitaria para echar un cable. 10 días después tenía que tomarse un respiro porque dio positivo en COVID-19.

"Lo pasé muy mal, fui consciente de cómo ha cambiado mi cuerpo y la dificultad que tenía para poder respirar", explicaba hace poco más de un mes. "Me entristeció muchísimo... pero luego me di cuenta de que la vida es así, un cambio constante al que te tienes que adaptar, a veces pierdes y otras ganas... y yo este 2020 he ganado más que perdido".

Palabras y acciones de las que podrían tomar buena nota las chicas con las que empezábamos este artículo. No perdemos la esperanza en que puedan enderezar su pervertido sistema de valores, pero mejor que por las redes (y las residencias) no se acerquen durante una buena temporada.

Publicidad