Desde que empezó la cuarentena un gran número de animales se ha ido acercando poco a poco a las zonas urbanas. Algunas gaviotas, tranquilas por no escuchar el ruido de los coches o ver a los ciudadanos en las calles han decidido hacer una visita a la ciudad.

En una de las ventanas de su piso, un hombre se ha encontrado a unas gaviotas espías mirando hacia el interior de la cocina. Probablemente las aves hayan decidido curiosear las casas de la zona y mantener un mayor contacto visual con los humanos que, encerrados en sus casas, no las pueden tocar.

Aunque el hecho de que estas gaviotas hayan decidido asomarse a la ventana de la cocina pone de manifiesto que, seguramente, estén intentando ver el magnífico plato cocinado del día. Sin embargo, cuando el propietario de la casa las ha visto asomadas a su ventana, han empezado un juego visual de lo más divertido.

Pocas veces hemos visto a unas aves tan de cerca como a estas, principalmente porque las gaviotas suelen vivir cerca del mar y apenas se acercan a los seres humanos. El hecho de que no podamos salir a la calle está consiguiendo que muchos animales anden más seguros por los cielos y por las calles, aunque no cabe duda de que cuando termine el confinamiento estos animales no van a acercarse tanto como lo están haciendo estos días.

No obstante, hacer incursiones a la ciudad parece que está entreteniendo bastante a estas gaviotas, a las que vemos de lo más contentas. Probablemente, el que sí debe estar pasándoselo en grande es el inquilino de la casa y el hombre que ha grabado este vídeo.

© Newsflare / Tarmoounap

SEGURO QUE TE INTERESA:

VÍDEO: Esta abuela demuestra que es una crack con el balón

Esta artista de pole dance adapta su entrenamiento a la cuarentena