Flooxer Now » DIY

Cero excusas

¿Tu cartera tiene telarañas? Básicos para ahorrar sin que sufras

Deja de decirte que tienes que ahorrar y empieza a hacerlo ya para las siguientes vacaciones. Con estos trucos no te costará nada (y eso que te ahorras)

¡No te comas la cabeza con los números!

Getty ¡No te comas la cabeza con los números!

Publicidad

¡Ay! Qué difícil es ahorrar. Entre el poco dinero que entra a nuestro bolsillo y lo mucho que sale porque (seamos realistas) nos encanta hacer planes… El resultado es una cartera con cero dinero para el futuro. Pero ¿qué sucede? De repente te planteas hacerte un viajecito con colegas y ¡oh! Sorpresa, ¡es imposible! Con cero euros no hay quien se vaya a ningún lado.

Por suerte, estás a tiempo y con estos trucos que te vamos a contar a continuación ¡ni te enterarás!

- Una hucha que no puedas abrir. Lo sabemos, la necesidad es mala y en caso de verte muy apurado, si tienes una hucha que puedas abrir, tirarás del dinero ahorrado. Así que si quieres ahorrar para un viaje, por ejemplo, el primer paso será que te compres una hucha que no puedas abrir sino romper. Además, así te asegurarás de que la rompes cuando la tengas llena.

- Monedas de 20 céntimos y menores. Poquito a poco es como se ahorra. Si tu objetivo es ahorrar a largo plazo, esta opción es buena para ti. No te dolerá nada día a día pero, eso sí, ahorrarás más despacio. Consiste en que todas las monedas de 20 céntimos o menores que pasen por tus manos, vayan a la hucha. ¡TODAS! Porque sino sí que te eternizarás ahorrando.

- Todas las de 2€. Si quieres un poquito más deprisa en eso de ahorrar, puedes cambiar tu opción de los céntimos por una más sacrificada, ¡las monedas de 2€! Toda moneda que pase por tu mano, a la hucha.

Ahorrar
Ahorrar | Fabian Blanc

- Las que tenga la parte de atrás de otro país. Otra opción es no encerrarte solo es una moneda sino en las que vengan del extranjero (que podrán ser más grandes o más pequeñas). Con esto nos referimos a todo aquel dinero que no tenga la cara del Rey de España por detrás.

- La diferencia de precio. Imagina que has quedado para ir al cine pero que, en el último momento, decides no comprarte palomitas. Tenías pensado gastarte X pero, al final, te has gastado menos y has ahorrado. Bien, el truco para tener pasta aquí consiste en echar a la hucha esa diferencia de lo que te vas ahorrando con gestos del día a día.

Ojo, ¡que no es tontería! Lo que debes tener en cuenta aquí es que esto es como ir al gimnasio: no vale pegarse la paliza un día y luego estar tres meses sin hacer nada. Es mejor poco a poco a diario. ¿Y la alegría que da contar el dinero y ver que te puedes dar el capricho de tu vida? ;-)

Publicidad