Si nos preguntaran por un youtuber que encarnara perfectamente la definición de troll, hay muchas opciones que nos vienen a la mente. AuronPlay sería un serio candidato, Wismichu tendría que estar sí o sí en esa lista, quizá TheGrefg con algunas tomaduras de pelo (guiño-guiño)... pero ElRubius estaría bastante más abajo.

Rubén Doblás es un tipo cachondo, divertido, el típico colega con el que te ríes nada más verle y, en el fondo, un buenazo. Por eso cuando esta semana avisó de que tenía algo importante que decir, sus fans, sus haters y hasta gente que solo le conoce casi de oídas pusieron atención en el acontecimiento.

A ver, hay que señalar que en Twitter se equivocó de fecha (en Instagram lo puso bien) pero el vídeo de 22 segundos donde se ponía delante de las cámaras, una audiencia de luto y una música de tensión dispararon las alarmas del entorno de creadores.

¿Se iría a Facebook Gaming? ¿Se convertiría en embajador de un equipo de deportes electrónicos? ¿Se retiraba de nuevo? ¿Tenía realmente algo que anunciar? La respuesta a esta última pregunta es afirmativa: su anuncio era que todo seguía igual.

 

El vídeo, titulado 'La decisión final' (como aquella peli de los X-men) es la respuesta a una pregunta que nadie se hacía. Es decir, nadie se preguntaba si dejaría de hacer cosas para YouTube, porque ni todo el oro del mundo de Minecraft le iba a convencer para dejar esa plataforma. ¿Y Twitch? Son dos redes que no entienden de celos; anda que no hay cantidad de youtubers que cambian de lugar de streaming como cambian de calcetines.

Entre pausas dramáticas, planos de la audiencia aburrida, memes en cartelitos y un ambiente troll evidente, Rubius habla. "Me voy... me voy... me voy a ir... ¡pero cómo me voy a ir! ¡Si Twitch es mi casa!". Pues eso, una broma imitando el anuncio de Ninja cuando se fue a Mixer, quién sabe si para echar unas risas o para echar sal en la herida de la plataforma que cierra. El caso es que Rubius se queda en Twitch.