Flooxer Now » Muy Fan

Influencer natural

Gemma Gallardo, la discreta sombra de TheGrefg

Lejos de etiquetarse como "la novia de", Gemita ha ido ganándose el corazón no solo de su pareja, sino de millones de sus followers.

Gemma Gallardo, siempre sonriente

Gemita327 / Instagram Gemma Gallardo, siempre sonriente

Publicidad

Lo normal en la vida sentimental de un youtuber es mantener las relaciones en un discreto punto y aparte. ElRubius tardó bastante en presentar a Irina Isasia, su media naranja y como ha demostrado en algunos vídeos también capaz de igualarle en locuras, mientras que la relación de Willyrex con Cristiurbi es un poco más tradicional: perritos, formando ya una familia y pensando en dar el paso de la boda.

TheGrefg, que es un poco más joven, acabó en buenos términos su romance con Marta Díaz, aunque la chica que ahora mismo ocupa su corazón no tiene nada que ver con la influencer madrileña. Se llama Gemma Gallardo, es de un pequeño pueblo de Valencia, tiene 25 años y no hay quien le quite la sonrisa de la cara.

 

TheGrefg la fue introduciendo poco a poco en sus redes sociales con divertidas anécdotas, y desde el primer momento se notaba que conectaban compartiendo hobbies y en general alegría de vivir. Gemma, que al principio tenía una cuenta de Instagram con poca actividad, dejó caer alguna pista de sus habituales visitas a Andorra, sin enseñar por quién estaba acompañada.

Si la valenciana no iba más al pequeño principado es porque estaba muy ocupada con sus estudios de Física en la universidad (ya se ha licenciado), que además alterna dando clases particulares "en cualquier materia (primaria, la ESO, Bachiller y carrera), especialmente las ciencias puras por ser mi especialidad". Vamos, que de tonta no tiene un pelo.

Tanto Grefg como ella fueron muy cuidadosos a la hora de mostrar su intimidad, pero el youtuber no pudo aguantar durante un stream en directo y le dio un apasionado beso delante de las cámaras. "No soy muy partidario de hacer estas cosas, pero me alegro de haber compartido este momento con vosotros", diría poco después.

Desde aquel día ya fue Gemita para la audiencia, que ha premiado su simpatía siguiéndola masivamente en Instagram. Allí acumula más de medio millón de seguidores sin apenas proponérselo, y ha aprovechado su fama para sumarse a iniciativas benéficas o animar a estudiantes que tienen dificultades en tiempo de exámenes.

Aunque últimamente se la ve más metida en los vídeos y promociones de su chico, Gemma tiene la pose más difícil de todas: ser natural. No ha dejado de lado las clases particulares y en un mundo donde el postureo es el que manda, ha sabido hacerse un hueco que será difícil de desplazar. Bienvenida, Gemita.

Publicidad