Justin Bieber está desatado en redes sociales. Tras poner a la venta su mansión en Instagram y utilizar la misma plataforma para confesar sus adicciones del pasado, el canadiense ahora se atreve con una apuesta muy especial para su nuevo disco.

Concretamente, se ha comprometido a sacar un nuevo disco antes de que acabe el año si se cumple una condición: que su última publicación llegue a la asombrosa cifra de 20 millones de likes.

"Compartidlo, dadle like, tengo que ver que hay demanda", escribió Justin con un guiñito. La verdad es que no parece un número ni mucho menos inalcanzable para un artista que arrastra 120 millones de seguidores solo en esa red, por lo que el anuncio podría haberlo hecho simplemente para dar un poco más de emoción al asunto. Es decir: que ya tenía algo planeado para sacar antes de navidad.

Como era de esperar, la respuesta ha sido espectacular: siete millones de likes 18 horas después de la publicación del mensaje, lo que podría conseguir a este ritmo que se tardasen solo tres días en cumplir las exigencias del cantante, que ha tenido además la ayuda de otras celebrities.

Los amigos famosos de Justin se han sumado a la promoción para llegar a los 20 millones, con gente como Logan Paul, Cruz Beckham o Scooter Braun compartiendo el post en sus propias redes para ir sumando likes.

Dado que no pedía un número descabellado de 'me gusta', lo más probable es que el autor de 'Sorry' tuviera pensado sacar disco fuera cual fuera el resultado. Sería su primer álbum en cuatro años, pero eso no significa que no haya estado trabajando.

 

Versiones de canciones de Billie Eilish, unos cuantos singles propios y colaboraciones con otros artistas han hecho que este periodo de tiempo se pase como un suspiro. Si a eso le sumamos que está bastante enganchado a mostrar su vida a través de las redes sociales, tenemos la sensación de que nunca nos ha faltado nuestra ración periódica de Justin. Los que seguro que no opinan igual son los Believers, que seguirán a estas horas sumando likes por si acaso.