El Mad Cool ha conseguido una bienvenida por todo lo alto con Rosalía en su cartel de la Welcome Party. La actuación empezó con mucha expectación y miles de personas esperando a la catalana y, claramente, no defraudó.

Lo primero que pudimos ver fue una pantalla gigante en la que anunciaba la entrada de esta, con su nombre como protagonista en diferentes fuentes y con movimientos muy rápidos. Nada más después salió Rosalía con todas sus bailarinas con unos looks increíbles: las bailarinas completamente de blanco y ella con un top azul y unos pantalones cortos verdes, todo muy Rosalía.

Nada más salir nos dejó a todos alucinando con la primera coreografía y con la apertura del concierto con 'PIENSO EN TU MIRÁ'. Y podrías pensar que de ahí no iba a poder seguir subiendo el listón del concierto, con la apertura tan espectacular que tuvo era prácticamente imposible, pero sí, lo hizo.

Y es que el momento de 'Catalina' en a capela fue increíble. Todo el público callado para escucharla cantar uno de sus primeros éxitos, al cual le ponía una pasión increíble porque lo más flipante era ver cómo sentía tanto la canción y el modo en el que cantaba y contaba la historia con los movimientos de su cuerpo y la expresión de su cara.

Después de aquello volvimos a seguir con el concierto mucho más visual, con miles de luces y coreografías que dejaban al público pidiendo más. La utilización de la pantalla grande del fondo del estadio muchas veces era un gran fuerte visual para la puesta en escena, sobre todo en el momento antes de la cover de Las Grecas, formando un círculo rosa a su espalda y creando una R al ritmo del sonido que imitaba un cuchillo y con una coreografía súper cuidada.

No obstante, se tiene que decir que el concierto entero se basaba en tener un control milimétrico de todo: las luces, las imágenes en pantalla, las coreografías… Todo estaba tan sumamente cuidado que hacían que la presentación de Rosalía en el Mad Cool fuera impresionante, una pasada.

Y para sumarse a todo lo flipante del concierto no podemos olvidarnos de las uñas que Rosalía llevó al concierto. Me faltó un plano detalle de estas en el momento de 'Aute Cuture' para presentar la canción, pero a pesar de no tenerlo se veían a distancia por la cantidad de detalles que llevaban, haciendo que fueran una pasada de uñas para la bienvenida del Mad Cool.

En definitiva, el concierto de Rosalía fue una brutalidad con la que a todos sus fans nos ha dejado con un muy buen sabor de boca y queriendo volver a verla pronto y durante más tiempo, porque solo una hora de concierto nos supo a poco.