Con el concierto de esta noche en Madrid, Rosalía pone punto y final a su tour de 'El Mal Querer', una gira por más de 14 países y 29 ciudades diferentes. El broche final para un año en el que lo ha conseguido casi todo. 2019 será, sin duda, inolvidable para la cantante catalana por ser el año en el que se vio convertida en una de las artistas más importantes del panorama musical nacional e internacional.

Sin embargo, Rosalía no habría podido llegar hasta aquí sola. Además de su hermana Pili y su madre Pilar, que actúan como estilista y representante respectivamente, y de su compañero inseparable de producción, El Guincho, la joven de 26 años cuenta con la ayuda de todo un equipo que permanece a la sombra para ayudarla a llegar hasta el punto en el que se encuentra ahora.

Aunque permanecer a la “sombra” no quiere decir no tener nombre propio: el espectáculo del ‘El Mal Querer’ no sería el mismo sin su cuerpo de baile. Siempre vestidas iguales, a veces, calcos de la propia Rosalía con largas coletas, aros y zapatillas blancas de plataforma.

Conocidas como Las 8 rosas, suman más de 30.000 seguidores en su cuenta de Instagram. Las ‘rosalias dancers’ están capitaneadas por la coreógrafa estadounidense Charm La’Donna, responsable de los pasos de baile más característicos de la cantante, como la pose de brazos flamenca que hace cada vez que dice ‘La Rosalía’ o como cuando emula las banderillas de los toreros. Rosalía y La'Donna se conocieron por Instagram, a raíz de un mensaje que la reina del tra-trá le envió a la coreógrafa de artistas como Madonna, Selena Gómez o Meghan Trainor.

Las rosas contaban en un principio con 8 bailarinas, aunque actualmente el número se ha reducido a 6: Elena Marín, Alicia Aroca, María Ríos, Paula Alcaina, Natalia Palomares, Luisina Sánchez.

Así es como se definen y se presentan ante sus seguidores en Instagram:

Además, la artista cuenta en el escenario con la presencia de dos coristas y dos palmeros que aportan la esencia de tablao flamenco a los escenarios.