Flooxer Now » LOL

Reabren parques de atracciones

Unos ositos de peluche en una montaña rusa se convierten en el mejor vídeo de la cuarentena

Durante las pruebas de un parque de atracciones holandés, el equipo de mantenimiento ha subido a internet un vídeo donde los juguetes se lo parecen estar pasando en grande.

Unos peluches disfrutando de una montaña rusa. ¡No se ve todos los días!

Walibi Holland Unos peluches disfrutando de una montaña rusa. ¡No se ve todos los días!

Publicidad

En Toy Story, Woody, Buzz y el resto de juguetes de Andy tenían que esperar a que su dueño humano se fuera de la habitación para poder vivir sus aventuras sin que el niño se diera cuenta. La idea ha dado hasta para memes en Twitter, por supuesto.

 

Pero los cerca de tres meses de confinamiento que llevamos han provocado que algunos juguetes no puedan más y hayan decidido 'salir del armario' de los objetos inanimados, para montarse un fiestón que ya a muchos nos gustaría en estos tiempos. Y no va de broma.

Resulta que el parque de atracciones Walibi Holland (en Holanda) puso 22 ositos de peluche en una de sus montañas rusas para probar que todo funcionaba bien, y además grabó las caras de los pasajeros peludos mientras se daban una vuelta. Con sus movimientos reaccionando al recorrido de la atracción, casi parece que los peluches cobran vida.

 

El vídeo ha circulado ampliamente por Twitter, donde lleva más de cinco millones de reproducciones, pero el origen está en la cuenta oficial del parque temático en YouTube. La montaña rusa se llama Untamed (indomable en inglés) y fiel a su nombre tiene unas características que deben molar una pasada: cinco loopings que te ponen boca abajo, una caída inicial de 35 metros y velocidades máximas de más de 90 kilómetros por hora.

 

En el mismo canal se puede encontrar el 'making of' de la montaña rusa, que ya ha abierto este fin de semana después del cierre obligado por la pandemia global. El vídeo de los ositos, sin embargo, se grabó cuando todavía no podían recibir visitantes. Y a juzgar por las imágenes se lo están pasando en grande, levantando los bracitos y sonriendo todo el trayecto. ¡Qué envidia y qué ganas de poder hacer lo mismo!

Ah, ya que estás, no te pierdas los comentarios al vídeo en el tuit original, que van desde asociaciones ficticias en defensa del maltrato a los peluches a otros que señalan la falta de distancia de seguridad entre los peludos. Por una vez todo son bromas, o eso parecen...

 

Publicidad