Flooxer Now » LOL

Tuit viral

"No creo que la pandemia dure mucho": los mejores memes de la última tendencia

Lo que empezó como una broma más en Twitter se ha convertido en una tendencia imparable y una carrera para encontrar el meme más cachondo sobre la duración del COVID-19.

Las estimaciones eran un poco optimistas...

@__Blackinanna__ / Twitter Las estimaciones eran un poco optimistas...

Publicidad

Para los tuiteros, un día sin memes es más largo que el pelo de Marge Simpson. Hay tantos y tan variados a diario que es hasta difícil seguir la pista a todos y estar al día, pero cuando uno pega fuerte, no eres nadie si no te subes al carro.

El que este finde se ha popularizado es el de "No creo que la pandemia dure mucho", en referencia a todos aquellos optimistas que pensaban que en verano íbamos a estar a salvo de los efectos del coronavirus. No hace falta más que echar un vistazo a las noticias o vivir en las zonas afectadas por los rebrotes para saber que se pasaron de ingenuos los que opinaban así.

 

A diferencia del origen del COVID-19, rastrear dónde nació esta tendencia es muy sencillo. Fue el tuitero (o twitera, no lo tenemos claro) 'Polo de Limón', que se describe muy acertadamente como "Orfebre del meme", quien reflexionó como un usuario más de esa red social sobre el tema de cuánto estaba durando la pandemia, comparándolo con una vajilla de los años ochenta. Indestructible.

 

Con 300.000 likes, 50.000 retuits y 500 comentarios, se puede decir que ha sido la sensación de los últimos días, pero lo mejor son las respuestas que añaden ingenio a la ocurrencia original.

 

De la reina de Inglaterra a Jordi Hurtado, el famoso ingenio de Twitter solo necesitaba una pequeña mecha para que la combustión se pusiera en marcha.

 

Incluso las respuestas con menos likes son brillantes, y tan acertadas como poner una imagen de Joaquín, el futbolista más incombustible de la Liga. Está claro, Hulio.

 

Relojes Casio, teléfonos Nokia 3310 y otros objetos más resistentes que una ensalada de escombros.

 

Sea como sea, cruzamos los dedos para que se encuentre una solución definitiva mucho antes de lo que tardan Oliver y Benji en atravesar un campo de fútbol.

 

Publicidad