Tanto si te has enfrentado ya a varias entrevistas de trabajo como si va a ser la primera vez, debes tener algo en cuenta: no te puedes quedar pillado. Seguro que has oído en más de una ocasión que pueden hacerte preguntas de lo más incoherentes aunque, en realidad, para los entrevistadores son de lo más racional y realista posible.

¿Por qué? Porque en la mayoría de los casos en los que plantean estas preguntas no buscan una respuesta correcta (en muchos casos, ni siquiera la hay), solo medir tus reacciones ante situaciones inesperadas o cómo actúas cuando algo te descuadra.

Así que lo mejor ante una pregunta escandalosa es no quedarse con cara de póquer e ir preparado para dar la mejor respuesta posible. ¿Cómo? Echa un ojo a estas y al objetivo que buscan para tener tu contestación ready!

- Si pudieras elegir un superpoder, ¿cuál elegirías y por qué? Esta es una de las preguntas que debes prepararte con antelación. El razonamiento que des tras elegir un superpoder debe convencer a los entrevistadores de que eres un buen candidato. No valdría decir, por ejemplo, “sería invisible para poder robar dinero”. Es feo, ya nos entiendes…

- ¿Quién ganaría en una pelea entre Batman y Superman? En esta ocasión no hay una respuesta correcta, solo debes ser capaz de “convencer” al jefe del porqué. Del punto anterior, saca tu superimaginación.

'Batman v Superman' | seestrena.com

Si tuvieras que vaciar un avión lleno de caramelos, ¿cómo lo harías? ¡Originalidad al poder! ¿Qué tal si llamamos a un cole entero de niños? O ¿qué te parece si dejamos pillado al entrevistador?: “Agitándolo… Nadie ha dicho que no sea un avión de juguete...”

- Describa el color amarillo a alguien que es ciego. Desde luego la primera reacción para esta pregunta sería quedarse callado pensando en qué tipo de persona es el entrevistador para plantearte esa cuestión en una entrevista de trabajo. Sin embargo, hay que ser original y tirar de imaginación pero sin pasarse. La peor respuesta que han recibido los jefes con una pregunta así fue: "es el color de mi caca". Ummm… Gracias.

- Un pingüino entra por esa puerta con un sombrero, ¿qué diría y por qué está aquí? Hay tantas respuestas que podrían decir taaaanto sobre ti: “Contrata a este chico, me cae bien”

- ¿Cuántas pelotas de golf caben en un campo de golf? Sin duda las mejores respuestas a las preguntas así son las que van acorde con el trabajo al que estamos postulando. Por ejemplo, si eres matemático podrías intentar hacer el cálculo. Si optas a un puesto de Marketing en Google podrías responder: "No tengo ni idea pero seguro que Google tiene la respuesta" pero nunca, nunca digas: “no sé”.

- Si te ofrecieran un millón de dólares por una idea innovadora, ¿cuál sería? De nuevo, la idea es no quedarse callado: "si te lo dijera tendrías que darme el millón de dólares" o “si te lo dijera tendríamos que ir a medias” son algunas de las respuestas más ingeniosas que no ofrecieron una contestación clara a la pregunta pero tampoco se quedaron en silencio.

- ¿En qué piensa cuando está solo? Si quieres conseguir el trabajo olvídate de contestar “en sexo”, “en chicas/os” o “en jubilarme” y juega la baza a tu favor de enlazar la respuesta con tu puesto de trabajo: “en ropa”, “en conseguir el trabajo de mis sueños”, “en la siguiente idea brillante que voy a tener”.