LA NORMA ES LA NORMA

Las faltas de ortografía y gramática más comunes que debes dejar de cometer ya

Escribir de forma adecuada es indispensable para casi cualquier profesión, así que más vale deshacerse de estos fallos ortográficos y gramaticales lo antes posible.

Una persona escribiendo.

Una persona escribiendo. Pixabay

Publicidad

Más allá de los típicos fallos de ortografía (ausencia de 'h'; confusiones de 'b' y 'v'; 'hecho' y 'echo'; 'ahí', 'hay' y 'ay'...), hay muchos errores que cometen incluso las personas mejor formadas, ya que son faltas de las que no se habla tan a menudo. De todos ellos, hay tres que predominan en la población hispanohablante y que, para colmo, llegan a ser defendidas como correctas cuando alguien las señala.

Oraciones Condicionales en Tiempo Compuesto

Para evitar tener que viajar atrás a los momentos en los que tuviste que aprender los tiempos verbales, lo diremos claramente con un ejemplo: "Si no me hubiera entretenido en el parque, habría llegado a tiempo a la cita". Esa es la forma más adecuada de escribir este tipo de oraciones, y aunque la RAE admite el uso de 'hubiera' en la consecuencia, desaconseja crear oraciones completas con causa y consecuencia en forma de 'hubiera' ("Si no me hubiera entretenido en el parque, hubiera llegado a tiempo a la cita"). Lo que no se puede decir o escribir en ningún caso es "Si no me habría entretenido en el parque, habría/hubiera llegado a tiempo a la cita", un error de lo más habitual en ciertas zonas de España.

Solo no lleva tilde

Hay a quien todavía le duele mucho este cambio en la normativa, pero la RAE consideró hace ya muchos años que no existe prácticamente ningún caso en el que las formas de adverbio y adjetivo de 'solo' puedan dar lugar a confusión. Por tanto, siempre debe escribirse esta palabra sin tilde.

Leísmo

Los pronombres que sustituyen a los complementos directos e indirectos son una fuente constante de errores gramaticales. Para poder utilizarlos de la forma adecuada, es importante saber identificarlos dentro de la oración, ya que el complemento directo siempre se sustituye por 'lo' o 'la', y el complemento indirecto por 'le'. Aunque pueda sonar a rayos, cuando quieres decir que Laura pegó a Inés, debes sustituir 'a Inés' por 'la', porque es el complemento directo de la oración: "Laura la pegó".

En cambio, si quisieses decir que Laura pegó a Inés una torta, 'a Inés' pasaría a ser un complemento indirecto, por lo que se diría "Laura le pegó una torta". Los complementos directos siempre responden a las preguntas '¿Qué?' o '¿A quién?', y los complementos indirectos a '¿A quién?' o '¿Para quién?'. Nunca puede haber complemento indirecto en una oración si no hay complemento directo, por lo que no serán correctas las frases del tipo "Laura le pegó", que se consideran leísmos.

Antena 3 » Para ti

Publicidad