Que en el mundo influencer se vive mucho de las apariencias no es ningún secreto. La imagen de éxito y felicidad que transmiten los profesionales de este sector en las redes no significa que dejen de pasar malos momentos como el resto de los mortales. Y Paula Gonu sabe un rato de eso.

En una de sus últimas stories de Instagram ha reconocido públicamente que le cuesta centrarse en sus tareas del día a día, concretamente las de editar y subir nuevo contenido a sus canales. "Tengo la cabeza en otras cosas y de verdad no entiendo por qué me tiene que venir ahora la crisis existencial del año", explicaba.

Los mensajes de preocupación y apoyo se acumularon entonces, preguntando a Paula por su estado, por lo que decidió dar explicaciones de nuevo a través de esta red social. "Os agradezco muchisisisímo todas las veces que os preocupáis por mí, también a las personas de mi alrededor, y por cuando me preguntáis cómo estoy, cómo sigo y cómo todo".

La parte más críptica venía a continuación: "No quiero sentirme presionada ni recordar cosas que durante el día prefiero no pensar". ¿A qué se refiere? Podemos hacernos una idea a partir del último vídeo que subió a YouTube, donde aclaraba que no estaba en su mejor momento sentimental. "Cualquier cosa que tenga que contar, la contaré al cien por cien".

En su despedida aclara que sea lo que sea por lo que está pasando en estos momentos, cree que será para mejor en su vida. "Quiero lo mejor para las personas que quiero, y cualquier cosa que pase será buscando ese objetivo". No parecen buenas noticias, y algo nos dice que no tendremos que esperar mucho para conocer toda la historia. Como ella misma dice, ojalá todo lo que se avecina sea para mejor.