En el crushcionario de hoy dejamos atrás a los animalitos y nos vamos a un territorio mucho más dulce: la repostería. Aunque el nombre no tiene que engañarte porque el ‘bad pancake’ es un postre de lo más amargo.

Si alguna vez has hecho tortitas, sabrás que la primera que pones a la sartén siempre termina en la basura. Esto es así. No hay manera de que ese primer pegote de masa salga bien: o está muy crudo o muy quemado y para nada es apetecible. ¿Pasa algo si te lo comes? No, claro que no, pero no deja de ser una tortita mal hecha.

Entonces, ¿qué o quién sería nuestro ‘bad pancake’ en una relación?

Cuando terminas una relación de muchos años, cuesta volver al mercado. La cotidianidad y la rutina con la otra persona hace que nos relajemos y meternos otra vez en el ruedo, nos puede llegar a suponer un gran esfuerzo.

En el camino hasta dar otra vez con esa persona que nos haga sentir cómodos y con quien queramos compartir nuestra vida, nos encontraremos alguna que otra piedra con la que inevitablemente tropezaremos. Esa primera piedra, digo persona, que nos haga volver a sentir vértigo y mariposas en el estómago después de haber cortado con nuestro ex, será nuestro ‘bad pancake’, es decir, esa primera relación que tengamos y que está destinada a fracasar.

Al igual que con las tortitas, podemos disfrutar de ella, pero ten en mente que tarde o temprano terminará saliendo mal. Si después de salir de una relación encuentras a una personas que consideras que merece la pena de verdad, déjala en ‘benching’ mientras encuentras en este caso, no a alguien mejor, sino a alguien que te sirva para cruzar ese puente.