Ves que todos tus amigos tienen novio o novia, que en las fiestas del pueblo o los viernes cuando salís ligan, mientras tú sigues ahí a dos velas. Suele ser una pregunta recurrente: ¿por qué sigo siendo boquerón?

El origen de esta expresión lleva rondando por los foros de Internet y los patios de los colegios e institutos desde hace más de diez años. Ser boquerón puede tener diferente significado dependiendo de cuál sea tu lugar de origen o el contexto. Puede que les resulte más familiar a las personas que hayan nacido en Málaga ya que este pescado es típico de allí y cuando a un malagueño le preguntan que de donde es puede responder “yo soy boquerón”.

Como decimos, la expresión “ser boquerón” es típica de Andalucía y del sur de España pero poco a poco ha ido traspasando las fronteras hasta llegar a otras comunidades autónomas.

Besos entre dos jóvenes | iStock

“Ser boquerón” en ambientes de teenagers significa que todavía no te has liado con nadie. Ojo, que esto no incluye los picos sino los morreos con lengua. Aunque “ser boquerón” también tiene una connotación negativa y puede referirse a ser un pesado.

En la zona del sur también suele utilizarse “quitarse el boquerón”, es decir, cuando vas a hacer algo por primera vez.

Pero no te preocupes si todavía eres boquerón o tus amigos te dicen que lo eres, puede ser que no haya llegado tu momento todavía o que no hayas encontrado a la persona con la que te apetezca quitarte el boquerón. Si nos permites un consejo, la próxima vez que salgas con tus amigos, olvídate del teléfono móvil y abre conversación real con tu crush, así tendrás más posibilidades.