Flooxer Now » Salseo

Te irá bien

Fuera dramas: por qué es bueno que te rompan el corazón

Puede sonar contradictorio, pero la circulación del amor bombea con más fuerza cuando has tenido meneos en el ámbito sentimental.

Corazón roto

Getty Corazón roto

Publicidad

Por poca experiencia que tengas en el amor seguro que sabes que cualquier relación sentimental es una inversión. De dinero, de tiempo, de esfuerzo y sobre todo de nuestros corazones, que no reaccionan de manera lógica y se guían por su propio lenguaje. Un fracaso en el amor puede dolerte y aun así ser beneficioso.

Estamos acostumbrados a asociar los descalabros como algo malo, un evento que solo trae consecuencias negativas. Pero precisamente en este ámbito se trata de un trámite casi obligatorio para tener una buena salud sentimental. A ver, que lo ideal sería encontrar a esa persona tan maravillosa a la primera, solo que no es la actitud más realista frente a las relaciones personales.

Pareja ocultando su beso | Getty

Que una relación no funcione te enseña mucho sobre ti mismo, porque es más fácil saber lo que no quieres antes que lo que quieres. Si cuando eres capaz de dejar el dolor a un lado analizas tus sentimientos, puedes buscar la respuesta a preguntas fundamentales: ¿qué querías de la persona que estaba contigo? ¿Qué cosas te hacen infeliz? ¿Empezaste la relación completamente a gusto contigo mismo?

Lo más habitual frente a una pareja que se separa es que les rodee un ambiente de tristeza, pero si se aprendió algo importante al separarse de esa persona, es imposible considerarlo un fracaso. Puede ser la manera de aprender a decir "no" frente a situaciones que te hacen sentir incomodidad, y solo ese ejemplo ya es un paso enorme. Pero además te ayudará a definir las cosas que no quieres que se repitan desde un punto de vista lógico, algo muy útil si no te dejas llevar por el dolor e identificas las cosas que -idealmente- evitarás en relaciones futuras.

En vez de estar dolido, piensa en lo que has conseguido para ti después de romper con una pareja. Esa persona que puede ofrecerte un amor incondicional puede estar esperándote a la vuelta de la esquina, y quizá solo podrías conocerla después de que te hayan roto el corazón y sepas identificar qué características no quieres en tu vida. Y ya solo por eso los tropiezos amorosos en el pasado habrán merecido la pena.

Publicidad