Flooxer Now » Tips

SEXO

Cómo encontrar el punto G

Todo lo que necesitas saber sobre la zona de placer femenino más buscada.

Punto G

Daria Volkova en Unsplash Punto G

Publicidad

El famosísimo 'punto G'. Has oído hablar de él en todas partes pero ¿lo has conseguido encontrar alguna vez? ¿Estás seguro de que sabes lo que es? Empecemos con un poco de teoría sobre la anatomía de las mujeres y de las personas con vagina.

El punto G es el punto de placer más conocido y buscado en el sexo, pero no el único que existe. Se trata por tanto de una zona erógena más que se encuentra situada en el interior de la vagina, concretamente en la parte frontal.

Entonces, ¿por qué se cierne tanta expectación y misterio a su alrededor? Es cierto que se trata de una zona erógena más de la vulva pero su excepcionalidad se encuentra en que es la única que nos permite tener un contacto directo con la parte interna del clítoris.

La parte visible y externa del clítoris es tan solo la punta del iceberg de este órgano encargado de generar placer y responsable de los orgasmos de las mujeres y de las personas con vagina. Por lo que a través de la zona G se puede descubrir un nuevo territorio a explorar.

¿Ya ves por dónde vamos no? Quien lo ha experimentado lo describe como una sensación de placer profundamente intensa. Y decimos "quien lo ha experimentado" porque no todas las mujeres lo encuentran, así que no te desesperes ni obsesiones por ello.

tiene textura rugosa | Taras Chernus en Unsplash

Si quieres adentrarte en la aventura de conquistar ese nuevo terreno puedes hacerlo tanto con los dedos (los tuyos o los de tu pareja sexual) como con la ayudita de un juguete sexual (algunos están diseñados exclusivamente para dar con esa zona, como también los hay para recrear la experiencia del cunnilingus. Gracias, Kourtney Kardashian por descubrírnoslo).

Para ello tienes tumbarte boca arriba con las piernas flexionadas e introducir los dedos en el interior de la vagina (estando muy relajada y excitada) y curvarlos en forma de gancho (o de 'G') hacia arriba para tocar la pared interior de la vagina. Palpa la pared hasta que encuentres una zona rugosa (se la compara con la textura del paladar), debe encontrarse entre tres y cinco centímetros desde la entrada de la vagina. Cuando la localices realiza suaves toques como si estuvieras haciendo el gesto de 'ven para acá'.

Cuando estés realizando esto puede llegar un punto en el que empieces a notar que tienes ganas de orinar. Si tenías la vejiga vacía antes de empezar, no te cortes y continúa porque la estimulación de la zona G puede desencadenar la eyaculación femenina. Por lo que no te estarás haciendo pis encima sino que experimentarás esta eyaculación a través de las glándulas de Skene (y no, no es el famoso squirting).

Publicidad