Dicen que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano y, aunque pasemos temporadas en las que parece que nos sobran por todas partes amigos, grupos y planes, la realidad es esa. Te lo quieras creer o no. ¿Quieres saber por qué? Porque la mayoría de esos que llamas amigos son, en realidad, colegas de cañas, de salir y de pasarlo bien pero no verdaderas amistades.

Para saber diferenciar unas de otras, aquí van cinco cosas que debes encontrar sí o sí en tus mejores amigos, esos que te decíamos que se contaban con los dedos de una mano.

1. Que te quiera tal y como eres. Esto parece sencillo pero no lo es tanto. Aceptarte tal y como eres significa que aunque no penséis igual y podáis tener discusiones y argumentos contrarios, al final, le dará igual porque seguirá estando ahí. Dentro de este punto se debe cumplir también que te respete. Porque sin lo uno no puede existir lo otro.

2. Que sepa guardar tus secretos. Aceptamos que hay personas que son 'bocachancla' por naturaleza pero en los momentos importantes y, sobre todo, en los momentos en los que insista “no se lo cuentes a nadie” debe saber callarse y guardarse para siempre esas cosas.

La amistad es lo más importante | Getty

3. Que te anime y te apoye SIEMPRE. Los buenos amigos nos ayudan a ser mejores y a superar malos momentos. En estos últimos siempre deben estar pero también en los que solo necesitas unas palabras de ánimo para seguir adelante. ¿Has vivido alguna vez una situación en la que no sabes qué decisión tomar? Un amigo de verdad no te dirá cuál debes tomar (sí puede darte su opinión, claro) pero te apoyará para que, decidas lo que decidas, no te sientas mal.

4. Ligado a lo anterior, un buen amigo debe ser sincero. No esa sinceridad que duele sino de la que te puedes fiar. Sabrás que habrá veces que no te gustará mucho pero también será consciente de que será una de las opiniones más fiables que puedes tener.

La amistad es lo más importante | Pixabay

5. Que escuche, que comparta contigo, que pregunte y que responda. Una relación de amistad debe ser recíproca, es decir, no puedes encontrarte con un muro al que tú solo cuentes las cosas. Tu amigo debe saber escuchar, sí, y preocuparse y preguntar, también. Pero llegado el momento necesitarás que él también comparta contigo preocupaciones y situaciones, para saber que es una amistad recíproca, que también confía en ti y que estáis en igualdad de condiciones para todo.